Reparten en una semana 16 toneladas de alimentos entre más de 700 familias

José Francisco Alonso Quelle
josé alonso RIBADEO / LA VOZ

A MARIÑA

William Solano, del Banco de Alimentos de A Mariña
William Solano, del Banco de Alimentos de A Mariña

Prevén que las peticiones de ayuda se incrementen con las restricciones

01 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Banco de Alimentos, desde su delegación en A Mariña, se está convirtiendo en un instrumento imprescindible para aliviar la crisis de centenares de familias. Su papel como canalizador de las donaciones de empresas y particulares se hace más relevante que nunca en estos tiempos de pandemia, cuando la crisis económica está teniendo un impacto creciente en cada día más familias. El martes pasado el Banco de Alimentos hizo uno de sus repartos quincenales de productos frescos, haciendo llegar a 716 familias a través de los servicios sociales de los concellos y otras organizaciones (el número total de beneficiarios supera con creces las 2.000 personas) 16 toneladas de alimentos, de las cuales unos 14.000 kilos fueron de fruta (naranjas, mandarinas, peras, tomates...) y 1.800 litros de leche, que fueron adquiridos con parte del dinero recaudado por el personal del área covid del Hospital Público da Mariña.

«Esperamos que el número de familias se vaya incrementando. Con las restricciones y el parón de la hostelería ya lo hemos notado, sobre todo de unidades familiares de las principales poblaciones, de Viveiro, Burela, Ribadeo... Estos días recibimos llamadas. Una que me sorprendió mucho fue de una joven universitaria. Era de Lugo y llamó al primer número que vio del Banco de Alimentos, que resultó ser el nuestro. Así están las cosas, la crisis está afectando a cada vez más gente», comentó William Solano, responsable del Banco de Alimentos en A Mariña.

Tras las donaciones recibidas en las últimas semanas (19.000 euros en la gran recogida anual, en diciembre), Solano reconoció que la situación del Banco de Alimentos en la comarca es buena: «Tenemos capacidad de respuesta para atender las emergencias que surjan. Pero ya tenemos que empezar a pensar en la campaña de abril, porque debemos ser previsores y no gestionar solo para este trimestre. Nos tenemos que preparar para no quedarnos en números rojos como nos ocurrió recientemente. De las crisis también se aprende», añadió William Solano.