La mecha de Luarca en la rebelión de los modestos

A MARIÑA

UD IBIZA

Davo es uno de los grandes agitadores del cabecilla de Segunda B, un Ibiza que se cargó al Celta y apunta al Athletic en la Copa del Rey

20 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La rebelión de los modestos en la Copa del Rey comenzó en Can Misses, pero tiene una mecha de Luarca. Cayó el Celta ante el cabecilla de la Segunda División B, un Ibiza que sitúa en la banda izquierda a uno de sus grandes agitadores, Antonio David Álvarez Rey, Davo (Ourense, 1994). En la eliminatoria contra el conjunto vigués hicieron «historia para el fútbol de la isla» y el jugador forjado en el Occidente asturiano tuvo una participación decisiva para el 5-2 final. Sirvió dos goles y otra pelota que acabó en penalti.

«Estamos viviendo una temporada espléndida», relata el luarqués sobre un equipo todavía invicto. De momento, son la mejor de las 102 escuadras de la categoría de bronce con 26 puntos en diez apariciones ligueras, además de los triunfos coperos contra el Compostela y el Celta. Ahora, sin renunciar a nada, apuntan al Athletic de Bilbao, al que recibirán este jueves a partir de las 19 horas.

«Es una semana muy bonita y queremos rematarla ganando a todo un supercampeón de España», explica ambicioso, decidido a aprovechar la euforia de un rival que viene de tumbar al Madrid y al Barça para levantar el primer título de la recién instaurada era Marcelino. «Somos el equipo pequeño, todo el favoritismo es para ellos, y eso juega a nuestro favor. Sabemos que si ganamos es brutal, pero perder es lo normal», reflexiona.

«Somos el equipo pequeño, todo el favoritismo es para el Athletic, y eso juega a nuestro favor. Sabemos que si ganamos es brutal, pero perder es lo normal»

Davo cree que tendrán serias opciones si se parecen al plantel que tumbó al Celta. «Nos sentimos capaces y fue uno de esos días en los que entra la primera ocasión y todo sale bien. Logramos algo muy difícil, sacar la peor versión del rival», cuenta sin disimular la ilusión que genera la Copa del Rey, pero tampoco que los grandes objetivos están en la Liga. «Nuestra trayectoria es buenísima y pusimos esa guinda venciendo al Celta, pero de momento no hemos hecho nada. Queremos ganar la Liga y ascender», concreta. 

Fijo en las alineaciones

El futbolista asturiano es un fijo para su entrenador, Juan Carlos Carcedo, en su primera temporada en la isla balear. En el torneo de la regularidad fue titular en nueve de las diez jornadas, y ha aportado cuatro goles. Además, en la Copa tuvo un notable protagonismo en las dos eliminatorias contra equipos gallegos. Ante el Compostela disputó 43 minutos y asistió a Sergio Castel (bigoleador contra el Celta) para resolver en la prórroga (2-1), mientras que ante los olívicos ofreció 90 minutos a un nivel sobresaliente.

Instalado en la banda izquierda de Can Misses, Davo explota su velocidad para ayudar a un Ibiza intratable en el Grupo 3A. «Mi posición favorita es de segundo delantero, pero me estoy sintiendo muy cómodo. Soy rápido y tengo llegada, y desde las bandas también puedo explotarlo», cuenta el 7 del equipo celeste. 

Davo dio dos asistencias de gol en el histórico enfrentamiento contra el Celta en Can Misses, y acumula cuatro goles en la Liga
Davo dio dos asistencias de gol en el histórico enfrentamiento contra el Celta en Can Misses, y acumula cuatro goles en la Liga UD IBIZA

Pasado, presente y futuro

Los 13 goles que anotó el pasado curso en el Langreo fueron su mejor marca en Segunda B y lo pusieron en el escaparate. Sonó para varios equipos de Segunda, entre ellos el Sporting de Gijón («si hubo interés, a mí no me llegó», confiesa), pero finalmente se decidió por el cuadro ibicenco, que disputaba la fase de ascenso a la división de plata cuando lo firmó. «Es un club profesional. Estamos en Segunda B de forma transitoria, queremos subir», explica sobre la entidad presidida por Amadeo Salvo.

Nacido en Ourense, David Álvarez vivió en Tenerife hasta los 8 años, pero sus primeros contactos con la pelota llegaron en Luarca, una villa de la que se describe «vecino orgulloso». En el club local comenzó a despuntar, para irse al Real Avilés en su primer año cadete y posteriormente, en juveniles, al Real Oviedo. También disfrutaron sus goles en el Caudal de Mieres o el Zamora, pero una lesión le impidió brillar en el Cerceda y en el Rápido de Bouzas. «Estoy a un buen nivel, pero creo que puedo crecer mucho más», proclama decidido a volver a demostrar su valía para la élite ante el Athletic.