El futuro del pequeño Nicolás, en manos de varios testigos de Ribadeo

El próximo martes comenzará el juicio por la farsa de la comida con el rey

Imagen de archivo del  pequeño Nicolás
Imagen de archivo del "pequeño Nicolás"

ribadeo / la voz

Todo estaba aparentemente planificado para consumar un supuesto engaño, con el restaurante San Miguel de Ribadeo como escenario y el empresario asturiano Jorge Cosmen como víctima. Pero no picó y Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás, en ese sainete en Ribadeo comenzó a cavar su tumba. El episodio de Ribadeo lo descubrió, le dio una desmesurada popularidad y ahora, al fin, más de seis años después de ocurridos los hechos, le sienta en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid. El juicio comenzará el martes y el jueves desfilarán como testigo numerosos ribadenses, actores involuntarios que ignoraban el papel que representaban y que serán claves para determinar si el pequeño Nicolás suplantó a un enlace de la Casa Real con el ministerio del Interior. Para la anécdota quedan cuestiones recogidas en el sumario, como que hizo entrever que iba a acudir a la comida con Jorge Cosmen alguien de la casa real, supuestamente incluso el rey Felipe VI.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El futuro del pequeño Nicolás, en manos de varios testigos de Ribadeo