El Viveiro juega en casa seis de las diez últimas jornadas, con la permanencia por la vía rápida al alcance

Recibe este domingo al Fisterra en el Marcos Gómez y después espera volver a Cantarrana


VIVEIRO / LA VOZ

El empate del Estudiantil en el minuto 93 dejó un sabor agridulce al Viveiro, pero el punto vale su peso en oro. Les sirve para superar al Arzúa y encaramarse a la sexta posición, que supone la permanencia por la vía rápida. Así, el equipo de Chusky afronta desde una situación de privilegio el esprint final de la primera fase, en el que disputará seis de sus diez partidos como local.

Situado a tres puntos del Polvorín y a cuatro del Fabril, los mariñanos ven por el retrovisor al Arzúa (a un punto) y al Silva (a tres), mientras que resto de sus rivales se sitúan mucho más lejos. Precisamente este domingo pueden dar otro gran paso al frente. Recibirán en el Municipal Marcos Gómez al Fisterra, al que ya ganaron en la primera vuelta y que tiene 9 puntos, aunque con un partido menos, por 17 del Viveiro.

El mal estado de Cantarrana obligará a los de Chusky a mudarse a las instalaciones situadas en O Cembedo, con hierba artificial, este fin de semana. No obstante, el técnico apuntó que están pendientes de unas mejoras en su feudo habitual y si todo se desarrolla con normalidad ya podrán medirse en él al Polvorín la próxima semana. Los celestes también van a recibir al Paiosaco, Arzúa, As Pontes y Fabril, mientras que las visitas que les quedan son al Somozas, Silva, Vilalbés y Bergantiños.

Los conjuntos clasificados del séptimo al duodécimo en esta primera fase de competición en la Tercera División gallega disputarán una liguilla de permanencia contra sus seis iguales del grupo Sur, y bajarán los ocho últimos. Clasificarse entre el cuarto y sexto ata la salvación porque esos tres conjuntos de cada grupo optarán a dos plazas de play off de ascenso, mientras que los demás seguirán en Tercera el próximo año.

Recuperar a los lesionados

Chusky valoró un «empate justo» en Santa Isabel. «Tuvimos 15 minutos de agobio en los que Cedrón estuvo muy bien, y se nos queda un sabor amargo porque nos empatan en la última jugada». El entrenador destacó la importancia de hacerlo bueno en casa y ahondó en la necesidad de recuperar a los lesionados: «Agus y Arturo ya ven luz».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Viveiro juega en casa seis de las diez últimas jornadas, con la permanencia por la vía rápida al alcance