Alcoa acepta negociar con la SEPI la venta de la fábrica de San Cibrao

La multinacional condiciona la negociación a que la huelga de los trabajadores concluya y haya «ambiente de normalidad y paz social»

Imagen del campamento instalado en la entrada de Alcoa por el comité desde el pasado mes de octubre
Imagen del campamento instalado en la entrada de Alcoa por el comité desde el pasado mes de octubre

Cervo / La Voz

La multinacional estadounidense Alcoa ha aceptado negociar con la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), adscrita al Ministerio de Hacienda, la venta de la fábrica de aluminio de San Cibrao, pero si el comité de empresa levanta la huelga, que se prolonga desde hace tres meses. Así lo ha avanzado el presidente de Alcoa en España, Álvaro Dorado, en un comunicado enviado a la plantilla. En él señala que, «con el objetivo de encontrar una solución en la planta de aluminio», este lunes ha comunicado al comité de empresa que Alcoa está «dispuesta a explorar de nuevo su venta a la SEPI, tal y como el Gobierno y los representantes de los trabajadores han venido demandando, en la medida en que la huelga se dé por terminada y el proceso pueda desarrollarse en un ambiente de normalidad y paz social».

Con ese objetivo, continúa Dorado, el comité de empresa será convocado a una reunión que se celebrará este jueves 7. «Alcoa, como siempre, continúa abierta al diálogo tanto con los representantes de los trabajadores como con los institucionales, y mantiene su compromiso de asegurar el mejor resultado posible para sus trabajadores. Os mantendremos informados de la evolución de la situación», concluye Dorado.

Un giro a los acontecimientos

La decisión de Alcoa supone un importante giro en la crisis que atraviesa la factoría mariñana desde mediados del año pasado, cuando la multinacional con sede en Pittsburgh anunció un ERE (expediente de regulación de empleo) de extinción para más de 520 empleados de la planta de aluminio, y que afectaría de forma colateral a unos 400 de la industria auxiliar. La presión de los trabajadores con el comité a la cabeza, y el apoyo de toda la comarca de A Mariña, logró que durante el verano Alcoa aceptase negociar una posible venta al grupo británico Liberty House, interesado en él. Sin embargo, el proceso descarriló y la compañía tenía previsto continuar con los despidos y el consiguiente cierre de la fábrica de aluminio. Sin embargo, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia declaró nulo ese expediente ante la «mala fe» de la empresa durante las negociaciones. Por tanto, el grupo no puede aplicarlo.

La multinacional ha decidido recurrir el fallo ante el Tribunal Supremo, y ahora también se ofrece para volver a la senda del diálogo como le pedían comité, Xunta y Ministerio de Industria.

La SEPI, intermediaria

Fuentes de Alcoa precisaron que, siempre que se desconvoque la huelga, volverá a negociar una venta, pero solo con la SEPI, no con el grupo Liberty. Aunque la sociedad estatal actúa como intermediaria entre una y otra empresa. Es decir, se haría con el control del activo para luego traspasarlo. En principio, Liberty seguiría interesada en la transacción.

Además, las mismas fuentes subrayaron que negociarán una operación en términos razonables. Esto excluye cualquier aspiración sobre la planta de alúmina, como quería Liberty y que la SEPI incluyó en su propuesta durante la primera etapa de las conversaciones. Oficialmente, ese fue el principal escollo que hizo fracasar aquellas negociaciones, según la multinacional estadounidense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Alcoa acepta negociar con la SEPI la venta de la fábrica de San Cibrao