Decía John Lennon que la vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes. Una frase que resume lo que somos, la naturaleza del ser humano y nuestra imposibilidad para valorar el día a día (venga como venga) sin marcarnos objetivos a largo plazo: la casa, los niños, el coche nuevo, el plan de pensiones.... La Pandemia nos lo ha puesto todavía más difícil. Parece que todo fuera tristeza, melancolía y necesidad imperiosa de sentir esperanza.

Recuperar la normalidad se ha convertido en una obsesión. Ya no hay ni ganas de aplaudir en los balcones. Con lo fácil que era… No lo era tanto (para algunos) interactuar con la enfermera del quinto o con la cajera del súper del segundo. Esta epidemia mundial no nos hará mejores personas, olvidaros, como mucho nos ayudará a llevar un poco mejor posibles tragedias futuras. Lo de hacernos mejores quizás pueda ser para unos pocos afortunados, como los que realmente dejan de fumar el 1 de enero. No aprendemos.

El ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra, y tres y cuatro o las que haga falta. Volverán a fabricar otro bicho sintético capaz de masacrarnos a todos aunque no creo que nos toque. No a esta generación. Aun le queda vida a nuestra raza. Todavía le queda tiempo, incluso si lo quiere aprovechar... Hemos tenido un cáncer, uno complicado, pero vamos a recuperarnos. Tendremos esa suerte: Fuerza, ¿no pedimos eso a quienes enferman gravemente? ¿Qué sean fuertes? Pero cuando nos toca en propias carnes es otra cosa.

Así que, durante el camino, durante este trozo de vida, tenemos que mantenernos fuertes y valientes, tenemos que vivir cada día aprovechando lo bueno que nos dé cada uno de ellos. Da igual que sea pequeño o grande, mucho o poco, largo o corto. Eso que pasa es la vida. No es el Gordo de la Navidad ni la herencia del abuelo ni el ascenso en la empresa ni las notas de tu hijo.

La vida son las pequeñas cosas de cada día que son mayoría absoluta, aplastante e incontestable respecto a las «grandes cosas». La vida es despertar con insomnio a las 6 de la mañana y en vez de compadecerse, sonreír porque justo coincide que veremos amanecer desde la ventana. Y esos colores son….

Qué le vamos a hacer, el día que se inventó el dinero los humanos firmaron su sentencia de muerte. Pusieron en marcha la cuenta atrás. Ni siquiera una crisis sanitaria como esta nos hará cambiar o mejorar eso. Millones de personas lo están pasando, y lo van a pasar mal. Pero ¿sabéis por qué? Porque algo tan gordo como lo que esta pasando no va a hacer que, una vez que desaparezca, las cosas sean diferentes. Seguirá primando y mandando el poderoso caballero de Quevedo, distribuyendo injustamente clases y dosis de felicidad...

«Madre, yo al oro me humillo,

él es mi amante y mi amado,

pues de puro enamorado

anda continuo amarillo».

... Y así es muy difícil, ¿No os parece?

Otra de las frases celebres durante estos meses complicados es la de: Volveremos a besarnos y abrazarnos… A ver si es verdad, porque convendréis conmigo en que tampoco eramos los humanos últimamente la fiesta de los abrazos. Igual eso lo podemos hasta mejorar a nada que le pongamos corazón.

No quiero con todo esto sonar negativo o pesimista, no es mi intención, al contrario. Sigo teniendo fe en nuestro potencial. Como la tenían en su equipo los aficionados del Atleti durante el siglo XX. Y mira, al final, como suele suceder, la paciencia dio sus frutos, gracias en buena parte a un tipo que curiosamente, va partido a partido. Y en esta vida, para todos, insisto, hay que ir minuto a minuto. Venga como venga.

Feliz y fructífero 2021 para todos, para los que se han tenido que sentar en el banquillo y para los que han estado en el campo. En equipo será mucho más fácil.

Para terminar, un mensaje para los bebés que nacieron este año: que sepáis que vuestros padres tienen labios, dientes y lengua, lo que pasa que no lo podréis comprobar hasta que os puedan sonreír sin miedo.

Tranquilos, será pronto.

José Díaz es concejal de Cultura en Burela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Adiós «dosmilvete»