Lucía Martínez: «No paso un día sin entrenar una hora, me da igual que granice»

Iván Díaz Rolle
I. DÍAZ ROLLE FOZ / LA VOZ

A MARIÑA

FEDERACIÓN GALEGA DE SURF

Con solo doce años, la viveirense fue segunda en la categoría open en la Copa Galicia de surf

06 dic 2020 . Actualizado a las 10:42 h.

Lucía Martínez Bermúdez (Viveiro, 2008) es la alumna más aventajada de la Viveiro Surf Escola. El suyo es uno de esos infrecuentes casos en los que parece que la simbiosis entre el mar, la tabla y la atleta es un talento innato. Aunque le ayuda con pasión y empeño. Su última hazaña la convierte en la niña prodigio del surf gallego. Con solo 12 años, se proclamó en Nigrán subcampeona de la Copa Galicia en la categoría open. Solo pudo superarla Cristina Iglesias (Prados), de 23 años. «Todavía le queda mucho, tiene que aprender a leer bien el mar, pero su surfing tiene mucho nivel para lo pequeñita que es», explica su entrenador, Uxío Rodríguez.

-Acaba de ser subcampeona de la Copa Galicia y ya está entrenando de nuevo. ¿Vuelve con más energía después del éxito?

-Sí. Estoy muy contenta. Entreno todavía más motivada y con más ganas.

-¿Cómo fue el torneo?

-La verdad es que estaba nerviosa. Era mi primera vez en la categoría y no tenía claro si estaba preparada para competir. Pero en cuanto pasé la primera manga, me solté. Dije: «Voy a disfrutarlo y a ver qué pasa».

-Y pasó que fue subcampeona gallega open con solo 12 años. ¿Sus rivales eran mucho mayores?

-Yo era la más joven. Alguna me llevaba dos años o así, pero la mayoría por lo menos cinco.

-¿A las demás les extrañaba competir con una chica tan joven?

-No creo. No me dijeron nada. En todo momento me sentí como una más en el campeonato.

-¿Se quedó contenta con su actuación?

-Bueno. Creo que puedo hacerlo aún mejor.

-¿Con qué frecuencia entrena?

-Entreno todos los días por lo menos una hora, pase lo que pase. Me da igual que granice [asegura recién salida del agua en una jornada de bajísimas temperaturas e intensas lluvias, el pasado viernes]. Sigo sin sentir los pies, pero eso se pasa.

-¿A qué edad descubrió el surf?

-Empecé con seis años. Patinaba y mis padres me dijeron que, si me gustaba, podía probar el surf. Y desde el primer día me sentí muy bien. Me enganchó y no paro.