Muchas flores, pero poca gente en el día de Todos los Santos más raro y silencioso

En los cementerios de A Mariña no se registran las aglomeraciones de otros años

En el cementerio de Altamira de Viveiro, en imagen, se contaban este domingo a mediodía con los dedos de la mano las personas que había en cada fila
En el cementerio de Altamira de Viveiro, en imagen, se contaban este domingo a mediodía con los dedos de la mano las personas que había en cada fila

viveiro / la voz

Poco o nada tiene que ver el ambiente que ha inundado este domingo, día de Todos los Santos, los cementerios municipales y parroquiales de A Mariña con el de hace justo un año, cuando el coronavirus no había hecho acto de presencia en la sociedad mariñana. Ramos y centros de flores, velas y candelabros adornan estos días nichos y tumbas de familiares y seres queridos difuntos, pero hasta los camposantos mariñanos se ha desplazado durante la festividad mucha menos gente que otros años. Y quienes lo han hecho para mantener la tradición intentaron «escoger bien» el momento de la jornada para acercarse, procurando evitar aglomeraciones. En el cementerio de Altamira de Viveiro, por ejemplo, en las horas centrales del día se contaban con los dedos de la mano las personas que había en cada fila, frente a lo ocurrido cualquier otro día 1 de noviembre, cuando el ir y venir de gente, el trasiego y los atascos de coches eran continuos.

Cruz Roja y la lancha de salvamento marítimo Saturno organizaron el emotivo acto, que arrancó en el entorno de la Cofradía de Pescadores
Cruz Roja y la lancha de salvamento marítimo Saturno organizaron el emotivo acto, que arrancó en el entorno de la Cofradía de Pescadores

Ofrenda floral a los náufragos en Burela

En Burela, efectivos de Cruz Roja y de la lancha de salvamento marítimo Saturno colaboraron en la emotiva ofrenda floral dedicada a los náufragos, y en la que las flores fueron bendecidas antes de ser llevadas mar adentro.

Visitas controladas a los cementerios por el covid-19

s. c.

Desde los distintos concellos piden «responsabilidade»

«Responsabilidade e cumprimento das normas». Es lo que piden desde los distintos concellos mariñanos a la hora de visitar los cementerios este fin de semana. Tanto en Viveiro como en Burela o Ribadeo, también en los demás municipios, regularon las visitas debido al covid-19 para extremar las precauciones. En Viveiro el cementerio está abierto de 9 a 21 horas; se permiten dos personas por grupo familiar y un tiempo de 30 minutos. En Burela abren el cementerio de 7 a 21 horas; permiten grupos de cuatro personas y un tiempo máximo de 30 minutos. En Ribadeo además hay indicadores por el cementerio para regular el paso por los distintos corredores. El cementerio ribadense abre estos días de 9 a 19 horas. También se exigen grupos limitados y un tiempo máximo de 30 minutos de visita. Son restricciones que se imponen por la pandemia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Muchas flores, pero poca gente en el día de Todos los Santos más raro y silencioso