Alcoa: unas 50 cubas desactivadas ya y mil millones en ayudas en 10 años

La compañía entiende que solo recibió 43; las subastas eran «un servicio»

Foto de archivo de cubas de electrolisis en la fábrica de San Cibrao
Foto de archivo de cubas de electrolisis en la fábrica de San Cibrao

san cibrao / la voz

Desde marzo, como saben, Alcoa está desactivando 6-7 cubas al mes en el departamento de electrolisis, en la planta de aluminio, para ahorrar gastos. Es la planta que prevé cerrar casi en su totalidad tras aplicar el despido colectivo para 524 trabajadores. Las cuentas son fáciles de echar, 48 ó 56 cubas desactivadas a estas alturas de octubre; hay más de medio millar de cubas que prevé hibernar en su totalidad a partir de marzo del 2021 si el Gobierno no lo arregla.

En junio de este año la ministra de Industria Reyes Maroto anunció en el Senado que requerirían a Alcoa la devolución de 800 millones recibidos en ayudas públicas en los últimos 10 años. Estaban condicionadas, apuntaba la titular de Industria, al mantenimiento del empleo y a garantizar la producción de aluminio primario. De momento este requerimiento quedó en nada. Además la multinacional del aluminio advertía entonces que «debía de tratarse de un error» y solo reconocía haber recibido 43 millones en ayudas en ese tiempo.

Para la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, estas ayudas se elevaban a 1.000 millones. Fueron recibidos por Alcoa, señalaba, «para rebajar los costes de su factura de la luz en diez años» a través de las subastas de interrumpibilidad, sistema por el que se paga a las empresas de gran consumo energético por su disposición a desconectarse en caso de necesidad para la población. Estas subastas, por cierto, ya no se convocan este año. Alcoa respondía a la ministra Teresa Ribera que tal cantidad no la consideraba una ayuda, «si no un pago por un servicio»: en caso de corte para la población, Alcoa cedía energía al sistema.

Alcoa cumple su amenaza y ejecuta el ERE

Lucía Rey / M. Sande

Anuncia el despido de 524 trabajadores de la planta de aluminio y la hibernación de las cubas

Sin llegar a agotar el plazo que tenía para hacerlo, y en vísperas de un puente, Alcoa cumplió ayer su amenaza. La multinacional estadounidense ejecutó el temido expediente de regulación de empleo (ERE) que lleva planeando sobre A Mariña desde hace meses. Su decisión: despedir a 524 trabajadores de la planta de aluminio. Y la hibernación gradual de las cubas de electrolisis de la factoría. La compensación: «Indemnizaciones de 30 días por año trabajado hasta un máximo de doce mensualidades» y «planes de recolocación externa» para los afectados. Será también un proceso gradual. Al final, quedarán solo 99 operarios trabajando en la fundición. Serán también los encargados de poner las cubas a hibernar. La planta de alúmina, la refinería, mantendrá su actividad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alcoa: unas 50 cubas desactivadas ya y mil millones en ayudas en 10 años