La Xunta recibió más de 180 avisos por ataques de lobos en A Mariña en 9 meses

Ourol, con 49, y O Valadouro, con 47, son los municipios más afectados

Ovejas de Antonio José Liborio Nunes, viveirense cuyos rebaños han sufrido varios ataques
Ovejas de Antonio José Liborio Nunes, viveirense cuyos rebaños han sufrido varios ataques

viveiro / la voz

La Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia recibió en los primeros nueve meses del 2020 más de 180 avisos por ataques de lobos a reses en distintos puntos de A Mariña. Según datos facilitados por el gabinete de comunicación del citado departamento autonómico, los municipios de la comarca más afectados por la actuación del cánido salvaje son Ourol, desde donde a fecha del 25 de septiembre habían sido comunicados un total de 47 ataques, y O Valadouro, donde se habían registrado a esas alturas 45.

En los últimos años la presencia de lobos solitarios, e incluso de pequeñas manadas, se ha convertido en una constante en el territorio mariñano, según denuncian propietarios de explotaciones ganaderas que sufren asiduamente daños. El tercer municipio de la comarca donde más incidencia se detectó en este período es Xove, con 29 ataques, seguido de Viveiro y Mondoñedo, ambos con 18. Por detrás se sitúan, Alfoz, con 6; Lourenzá y O Vicedo, con 4; Barreiros y A Pontenova, con 3; Cervo, con 2; Trabada y Ribadeo, con 1 cada uno respectivamente.

Los ganaderos también denuncian que los ataques se producen cada vez más cerca de la costa, e incluso a escasos metros de núcleos habitados. Ocurrió hace apenas una semana en la parroquia de Vieiro, en el término municipal Viveiro, donde el lobo mató, entre otros, un perro. En las mismas fechas también actuó en el lugar de A Rega, en la parroquia de Galdo, donde acabó con la vida de un poni que pastaba en una finca a escasos metros de una vivienda.

Francisco Javier Fraga Corbelle, presidente de la Comunidade de Montes de Miñotos (Ourol): «Só na parroquia de Miñotos o lobo estase ventilando por riba de 150 poldros cada ano»

El presidente de la Comunidade de Montes de Miñotos, en Ourol, es testigo desde hace varios años de la acción del lobo. «Só na parroquia de Miñotos o lobo estase ventilando por riba de 150 poldros cada ano», denuncia Francisco Javier Fraga Corbelle, que califica de «auténtica catástrofe» lo que está aconteciendo en el rural mariñano sin que ninguna administración haga nada por intentar remediarlo. El hombre lamenta que el solo hecho de mencionar la palabra «lobo» les genere a los pocos ganaderos que quedan en activo en la comarca todo tipo de problemas con colectivos que, en teoría, tiene como objetivo proteger la naturaleza.

Población «descontrolada»

Afirma que nadie pretende que se autoricen batidas para matar al lobo de forma indiscriminada, pero sí que se lleve a cabo un control de una población que, a su juicio, está totalmente «descontrolada» en diversos puntos de A Mariña. Especialmente en puntos como los límites entre Ourol y O Valadouro, en las zonas de Miñotos, Vilacampa o Frexulfe. Una apreciación que confirman los datos facilitados por la Consellería de Medio Ambiente. «O lobo non entende de fronteiras nin de municipios», agrega. Solo en el 2019, Javier no logró ni un solo caballo de los que cría en el monte. «Teño 60 nais e comeume o cen por cen dos poldros que naceron», expuso. Señala que el hábitat de la zona es «moi duro e moi difícil». Cuenta que dentro del LIC Serra do Xistral, incluido en la Red Natura, se está tratando de potenciar el caballo; una medida que contradice lo que está ocurriendo en la realidad. «Os cabalos de aquí estanse acabando polo lobo», señala, e indica que algunos de ellos deben ser muy grandes. «Matan poldros de 60 ou 70 quilos dos que non queda nada», comenta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La Xunta recibió más de 180 avisos por ataques de lobos en A Mariña en 9 meses