La Guardia Civil identifica al conductor que causó un accidente mientras circulaba bebido porque el airbag «le tatuó» el antebrazo

El accidente tuvo lugar en Barreiros el pasado 23 de agosto

Control de la Guardia Civil de Tráfico en carreteras mariñanas
Control de la Guardia Civil de Tráfico en carreteras mariñanas

Barreiros / La Voz

En torno a las 23.00 horas del pasado 23 de agosto de 2020, a la altura del kilómetro 6,200 de la carretera LU-P-0610 (Playa de Altar-Reinante), término municipal de Barreiros, tuvo lugar un siniestro vial consistente en la salida de vía de un vehículo, causando daños en una barandilla metálica y resultando los ocupantes del turismo ilesos. La Guardia Civil inicia en ese momento una investigación de los hechos, dándose la circunstancia de que dos de los usuarios del turismo siniestrado se acusaban mutuamente de ser los conductores del vehículo, motivo por el cual, en un primer momento se realizan pruebas de alcoholemia a estas dos personas, arrojando ambas resultado positivo en las pruebas de detección de alcohol en aire espirado.

Durante la investigación de las circunstancias que rodean al siniestro, se descubre que uno de los jóvenes era hijo del titular del vehículo y que, si bien en un primer momento manifestó que él no conducía, sino que lo hacía otro de los ocupantes, los agentes pudieron comprobar que tenía marcas de una especie de rozadura con los símbolos bien visibles de la marca del vehículo en su antebrazo derecho, «comprobando que las rozaduras únicamente se las pudo producir si conducía el vehículo, ya que las mismas van insertadas en la tapa central del volante y al saltar el airbag le “tatuó” las marcas descritas».

El joven al verse descubierto cambió su versión de los hechos, confirmando a los instructores que el conductor de vehículo en el momento del siniestro era él.

A la vista de que tras el siniestro arrojó unas tasas de 0,79 y 0,71 mg/l en aire espirado, se procedió a informar al conductor, un hombre de 26 años y vecino de Lugo, de sus derechos en calidad de investigado como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial por conducción de un vehículo a motor superando las tasas establecidas de bebidas alcohólicas, siendo citado para comparecer a Juicio Rápido en el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 2 de Mondoñedo (Lugo). 

La Guardia Civil recuerda que la conducción de un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de bebidas alcohólicas, y en todo caso cuando se condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro tasa ya detallada, constituye un ilícito penal que puede acarrear penas de prisión de hasta seis meses de duración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Guardia Civil identifica al conductor que causó un accidente mientras circulaba bebido porque el airbag «le tatuó» el antebrazo