Reabre un clásico del arroz de marisco, A Cofradía de Rinlo: «Un positivo é un pesadelo»

El gerente: «Estos días non paramos de recibir mostras de apoio; é de agradecer»


ribadeo / la voz

El lunes 14 A Cofradía de Rinlo cerraba sus puertas. Horas antes se había detectado un positivo por covid-19 en uno de sus trabajadores y en las pruebas PCR se confirmaba que estaban contagiados otros cinco compañeros (tres de cocina y tres camareros). Era el tercer golpe que propinaba el coronavirus a este establecimiento, tras el cierre obligado en marzo y el posterior voluntario en julio, cuando se cerró A Mariña. Hoy, este clásico de la hostelería de la costa lucense, un referente del arroz de marisco que ha popularizado a Rinlo, abre de nuevo sus puertas, con la plantilla que ha recibido el alta médica ya lista para trabajar.

«Foi moi complicado para nós, aínda que foron menos días foi peor que o confinamento porque estabamos traballando a tope e tivo moita repercusión», explica Gerardo Martínez Postigo, gerente de A Cofradía. «É certo que non vivimos nunha burbulla e un positivo lle pode tocar a calquera, pero aínda que nós extremamos ó máximo as medidas de seguridade e hixiene, sempre te sentes un pouco culpable, e non paras de darlle voltas a que puideches facer ben e que mal», añade. Gerardo Martínez dio negativo en las pruebas PCR y los seis positivos fueron asintomáticos: «Non sabemos onde puido estar a orixe. Houbo días en agosto nos que igual demos feito 200 comidas. É moita xente, que vén de todos lados, pero quen sabe onde se colleu».

«De feito, cando contactei coa Xunta para facer o cribado do persoal, a muller que me atendeu díxome que estivera comendo na Cofradía a semana pasada, e pareceulle curioso, porque salientou as medidas que aplicamos de aforo, de hixiene e limpeza, de distancia e seguridade», añadió Gerardo Martínez.

El gerente de La Cofradía contaba ayer las horas para abrir: «Temos moitas gañas de volver a traballar. Cando pechei desespereime un pouco. Pensei, un positivo é un pesadelo. Pechamos no confinamento, de novo cando se limitou a mobilidade na Mariña, e agora unha terceira vez. Non sabiamos como ía reaccionar a xente, pero a verdade é que todo resultou ben, os contaxios foron asintomáticos e non paramos de recibir mensaxes de apoio».

«Levábamos falando todo o verán de que librábamos, pero ó final tocounos»

«Cando me enterei do primeiro positivo pensei: tocounos. Os compañeiros levábamos todo o verán falando, practicamente cada día, de que estabamos librando, de que tiñamos sorte, de que non nos estaba pasando nada, pero de repente, ó final tocounos», comenta Gerardo Martínez, expresando un sentimiento probablemente compartido por tantos hosteleros de A Mariña, algunos de los cuales también cerraron tras declararse un positivo en la plantilla.

En la puesta a punto del establecimiento, el jueves la empresa Sanea, especializada en seguridad alimentaria y sanidad ambiental, realizó el servicio de desinfección del virus en el restaurante mediante un sistema de nebulización.

Agradecimiento

Todo está listo para la reapertura en A Cofradía de Rinlo, de momento con el servicio de comidas (el de cenas se dará cuando todo el personal esté de alta). Ayer ya eran numerosas las reservas de comidas que tenían. También en ese momento Gerardo Martínez tenía palabras de agradecimiento para tanta gente que le mostró su apoyo: «A verdade é que me sorprendeu moi positivamente. Foi moi bonito e o agradezo sinceramente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Reabre un clásico del arroz de marisco, A Cofradía de Rinlo: «Un positivo é un pesadelo»