«Faltan minutos para que se desarrolle un problema social de gran índole en A Mariña»

Alcaldes de la comarca emplazaron al Gobierno central y a la Xunta a obligar a Alcoa a vender; los trabajadores acaban de cortar la carretera de la costa en O  Castelo


Cervo / La Voz

Comité y trabajadores de Alcoa en San Cibrao acaban de cortar a las 13 horas de este viernes la carretera de la costa en O Castelo en protesta por la falta de acuerdo en la negociación para la venta de la planta de aluminio. También esta mañana UGT emitía un comunicado advirtiendo que no reconocen este proceso de negociación ante la falta de voluntad de Alcoa para vender desde un primer momento; "nunca tuvo intención de vender, actúa con mala fe".

«Faltan minutos para que se desarrolle un problema social de gran índole en la comarca de A Mariña». El alcalde de Foz y presidente de la Mancomunidade de Municipios de A Mariña, Fran Cajoto, expresó con estas palabras el sentir de la decena de alcaldes de los distintos colores políticos (PSOE, PP y BNG) que este jueves a mediodía respaldó a los trabajadores de Alcoa (directos y de auxiliares) en una rueda de prensa celebrada en los locales del comité en San Cibrao. A menos de cuatro días de que expire el plazo aprobado por la multinacional estadounidense para negociar una posible venta de la planta de Aluminio al grupo británico Liberty House -concluye el domingo 27-, el proceso parece atascado, poniendo en jaque el futuro laboral de más de 530 operarios de Alcoa y de alrededor de 400 de la industria auxiliar. En esa idea hizo hincapié el alcalde de Xove, Demetrio Salgueiro, que indicó que «no hay avance alguno» en el citado proceso, y recalcó que la viabilidad de la factoría de aluminio primario es fundamental para la comarca. De ahí que emplazase «a las dos empresas» a llegar a un acuerdo lo antes posible, y que solicitase al Gobierno central y a la Xunta de Galicia «que pongan de su parte todos los medios posible para que el acuerdo fructifique», obligando a Alcoa a efectuar la venta. Salgueiro destacó el «sufrimiento continuo» que están experimentando los trabajadores y sus familias debido a la situación actual. Finalmente consideró que «Alcoa debe facilitar la venta» después de tantos años «viviendo y beneficiándose» de A Mariña, así como de cuantiosas ayudas públicas. A continuación, la alcaldesa de Barreiros, Ana Ermida, instó a las Administraciones a actuar «con contundencia» y a «poner toda la carne en el asador para que la fábrica continúe». «Es una cuestión económica y una cuestión social», subrayó, apuntando la relación que existe entre la factoría y el «peso demográfico» de A Mariña. 

Acudieron también los alcaldes de O Vicedo (Jesús Novo), Ourol (José Luis Pajón), Viveiro (María Loureiro), Alfoz (Jorge Val),Trabada (teniente de alcalde Julia María Barcia), Mondoñedo (Manuel Otero) y Cervo (Alfonso Villares). 

Huelga indefinida con servicios mínimos y barricadas en Alcoa

M. SANDE

Los trabajadores van a defender la fábrica y el empleo hasta el último día

Ayer se activó la huelga indefinida en la fábrica de Alcoa y en empresas auxiliares que se encargan del mantenimiento en la planta de aluminio, aunque cumpliendo los servicios mínimos. Los trabajadores son en este momento los más interesados en que la fábrica mantenga la actividad. Están en juego 500 empleos y unos 300-400 en las empresas auxiliares.

Ayer por la mañana se encendieron barricadas en el acceso al complejo industrial de San Cibrao y hubo retenciones. Los empleados de Alcoa, también de las auxiliares, van a defender la fábrica y sus puestos de trabajo hasta el final, hasta el último día y el último minuto. Pero «pinta mal» después de las palabras de Álvaro Dorado, presidente de Alcoa en España, este martes: «No es realista pensar que se puede firmar la venta antes del día 27».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«Faltan minutos para que se desarrolle un problema social de gran índole en A Mariña»