Mil familias siguen en vilo a 15 días de que acabe la negociación para vender la planta de Alcoa

El comité ya avanzó que endurecerá en estas dos semanas las protestas al no verse fácil el acuerdo de compra-venta


VIVEIRO / LA VOZ

Quedan 15 días para que acabe la negociación entre Alcoa y Liberty House para la venta de la planta de aluminio de San Cibrao al grupo británico. Alcoa la quiere cerrar y GFG Alliance (Liberty) se mostró interesado y dispuesto a comprar la planta (incluso también la refinería de alúmina, aunque Alcoa no está dispuesta a venderla).

El 27 de septiembre acaba el plazo fijado para este proceso de venta. Las posturas entre ambas empresas están muy distantes. Hoy por hoy parece difícil el acuerdo, pero quedan dos semanas. La presión, a medida que avancen los días, se hará mayor: por parte del comité de empresa, lógicamente, y también del Ministerio de Industria y de la propia Xunta de Galicia.

El comité acusa repetidamente a Alcoa de actuar «de mala fe» y de «no poner más que impedimentos a la venta de la planta de aluminio». Por eso, y para hacer mayor presión, en estas dos semanas comité y trabajadores promoverán movilizaciones protesta «más fuertes, más contundentes».

«Pelearemos hasta el final, que nadie lo dude, para que se mantenga la actividad industrial en A Mariña y el 100 % del empleo», manifiesta José A. Zan, presidente del comité por CC.OO., esta misma semana tras mantener una reunión en Madrid con representantes de Liberty House.

Hay mil familias al menos de trabajadores de Alcoa, en particular de la planta de aluminio y de las empresas auxiliares, en vilo en este momento, muy pendientes de la negociación. De fracasar la operación de compra-venta, Alcoa abocará a un ERE a 500 trabajadores, o a un ERTE. Nadie quiere pensar ahora en eso, sino en luchar por la planta hasta el último minuto.

CC.OO. Industria Galicia ve con preocupación la postura de Alcoa con respecto a la venta

CC.OO. Industria de Galicia remitió un comunicado en el que expresa su preocupación por la postura de Alcoa con respecto a la operación de venta de la fábrica de aluminio.

«Como ya es conocido, dentro de las negociaciones del proceso de consultas del ERE, que afectaba a 534 trabajadores de la planta de Aluminio de Alcoa, además de otros 500 compañeros y compañeras de las compañías auxiliares, se pactó abrir un proceso de venta en exclusiva que, consideramos que está siendo boicoteado por Alcoa de una forma vergonzosa», expresan en su comunicado escrito.

«Los valores que dice tener esta compañía están muy lejos de ser realidad, ahí están las filtraciones de documentación y de cuestiones relativas al proceso de negociaciones a un medio de comunicación para intentar que GFG Alliance abandone su pretensión de dar continuidad a la única fábrica que España tiene de Aluminio primario», añaden en otro párrafo.

«Demuestra mala fe al no querer facilitar el contrato de suministro de alúmina a GFG Alliance más allá de 5 años -añaden-, cuando la propia Alcoa firmó para las plantas de Noruega, no hace tanto tiempo, contratos de más de 10 años».

«Además -continúan-, falta por aplicar una rebaja, anunciada hace un año por Roy Harvey (presidente de Alcoa) de 1,6 millones de toneladas de alúmina para los próximos 5 años, cantidad exacta con la que se produce en San Cibrao».

«Los Gobiernos de España y de la Xunta de Galicia deben exigir de una forma contundente que esta empresa -que ha disfrutado de un puerto en concesión en exclusiva y un embalse de agua dulce- no juegue de una forma tan autoritaria con la vida de una comarca y con un sector estratégico y esencial desde el pasado 30 de marzo; deben de hacerlo Gobierno y Xunta con el apoyo de toda la sociedad». El comunicado de CC.OO. Industria de Galicia concluye exigiendo una negociación rápida, en plazo, cerrando la compra-venta, sin que en ningún momento se utilice a los trabajadores ni a sus familias.

Lo expresan de este modo: «Es por ello que exigimos a todas las partes, una compra-venta rápida, sin utilizar a los trabajadores y a sus familias como arma arrojadiza, además de exigir a Alcoa que negocie con el objeto de llegar a un acuerdo sin bloquear la situación ya que, la propia ALCOA después de años de beneficiarse de ayudas de las administraciones y del apoyo de todos los Gobiernos, generó el problema que ahora debe de resolver permitiendo la continuidad del centro de San Cibrao a través de una compañía que está dispuesta a poner en marcha un proyecto industrial sólido que permita el mantenimiento de todos los puestos de trabajo».

Por otra parte esta misma semana el diputado del BNG en el Congreso, el mariñano Néstor Rego, animaba al Gobierno central a nacionalizar Alcoa en último extremo en caso de fracasar el próximo día 27 la operación de compra-venta con Liberty House. Lo hacía Néstor Rego el miércoles, el día en que comparece el presidente del Gobierno para responder a cuestiones de actualidad que le plantean los demás grupos de oposición.

El propio comité de empresa pedía más presión al Gobierno y a la Xunta en esta fase final del proceso de venta, en vista de que las posturas parecen cada día más distantes entre ambas empresas. Solicitan este miércoles los representantes sindicales desde Madrid la convocatoria de una mesa tripartita con urgencia para ejercer presión.

El comité y los trabajadores no quedarán quietos, decidirán en asamblea nuevas movilizaciones: quedan dos semanas cruciales, de mucha tensión e incertidumbre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Mil familias siguen en vilo a 15 días de que acabe la negociación para vender la planta de Alcoa