El drama de los pubs: «É inxusto, en seis meses traballamos dez días»

El Ribanzo, un clásico de A Mariña, pide que les apliquen las normas de las cafeterías


ribadeo / la voz

Lleva 37 años trabajando ininterrumpidamente en el mundo de la hostelería. Antes, de estudiante, también lo hacía periódicamente. Y en todo ese tiempo nunca vivió una situación como la que está pasando, con su establecimiento (del que es socio gerente), el pub Ribanzo de Ribadeo, un clásico de la hostelería mariñana, cerrado: «O día 12 van facer seis meses dende que nos mandaron pechar por primeira vez. E en todo ese tempo, solo abrimos dez días en agosto». Es Manuel Fernández, que pone cara al drama que afecta a tantos propietarios de pubs, por la orden gubernamental de cierre del ocio nocturno para prevenir contagios del coronavirus.

«Non busco culpables, solo quero solucións», dice. Y añade: «O normal penso que sería que polo menos puidéramos traballar como unha cafetería, hasta as 12 da noite e despois desaloxar. Se non temos pistas de baile, porque están anuladas con mesas, se axustamos a música ós decibelios que nos pidan, se aplicamos un 50 % do aforo, o que queiran... pois non entendo porque non nos deixan abrir como unha cafetería. A solución que dan é cambiar de licenza, pero iso implica uns trámites e uns gastos que non é lóxico asumir, porque abrindo como cafeterías, regulados, os pubs non fan dano a ninguén e o risco de contaxios é o mesmo que en calquera outro establecemento de hostalería».

«Que nos poñan unhas normas, as que queiran, pero que nos dean algo ao que agarrarnos, porque as estatísticas demostran que os contaxios como consecuencia do ocio nocturno son mínimos», añade.

Manuel Fernández se considera víctima, cabeza de turco y exige a las administraciones que no abandonen al sector: «Somos o único, o ocio nocturno, que está pechado, sen axudas específicas nin rebaixas de impostos. Así é imposible sacar adiante os negocios e aguantar. A situación económica é cada día máis complicada. Estamos tirando de créditos, que teñen carencia dun ano, pero cando chegue a hora de devolvelos, sen traballar... como o imos facer?».

Con todo, el socio-gerente del Ribanzo no se plantea tirar la toalla: «En principio non, pero non quero que xoguen con nosoutros así. Igual que achantamos con pechar máis tempo que os demais, que agora non segan poñendo trabas para traballar é inxusto».

Además, en su caso se da la circunstancia de que el Ribanzo no es un pub al uso: «É coma se fose unha cafetería, igual que calquera do pobo. A administración debería entendelo e non deixar ó sector tirado. Penso que a Xunta, igual que pechou A Mariña cando houbo o brote, non ten sentido que agora que non temos casos, o ocio nocturno, os pubs da Mariña, sigamos pechados igual».

El problema económico derivado del cierre es evidente. Perdido el verano, otoño e invierno no es el mejor momento para abrir, pero Manuel Fernández lo tiene claro: «Polo menos que nos deixen facelo».

Su sentimiento es el de ser víctima de una injusticia, que le provoca impotencia: «Non se entende que a administración non dialogue para buscar unha saída a tanta xente que está sen traballar, co doado que sería. Que nos deixen traballar como cafetería e que nos mande pechar á unha. Sería moi doado».

Precisamente ayer se celebró una concentración en Madrid de las asociaciones de hostelería de España para reclamar al gobierno ayudas y medidas para el sector del ocio nocturno, dado el riesgo evidente de cierre definitivo de miles de establecimientos. En tanto, el Ribanzo, como tantos otros locales que son clásicos de la hostelería de A Mariña, siguen la espera de una solución: cerrados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El drama de los pubs: «É inxusto, en seis meses traballamos dez días»