Estos negocios aguantan bien el tirón en plena pandemia

Empresas mariñanas de varios sectores explican cómo tratan de salir adelante en plena crisis: cetáreas que envían marisco y carpinterías con demanda de mamparas


BURELA / LA VOZ

En Pescados y Mariscos Pepa S.L., un grupo empresarial de Burela con una trayectoria de casi 150 años, son conscientes de las oportunidades que ofrece la venta on line. Es una división más de su empresa, que compaginan con la venta mayorista con almacén en Burela y la atención personalizada en la cetárea. Jaime Méndez es el gerente de esta firma y confirma que, en comparación con el año pasado, han experimentado un repunte de ventas, tanto durante el confinamiento como en los meses de verano, por eso supone que el tirón guarda relación con la etapa covid-19 y con las limitaciones de movilidad. También cuenta la calidad del producto local, otro de los cambios de hábitos que nos va dejando esta crisis sanitaria y económica.

«Houbo quen non veu de vacacións e lle mandamos o marisco á súa casa. Non puido vir e pediunos que llo enviáramos», manifiesta Méndez, la cuarta generación de una empresa que a finales del 2019 lanzó una novedosa campaña centrada en la "influencer" pescadera Pepa, una figura inspirada en tres mujeres claves en el negocio: su bisabuela, Esperanza López, la fundadora; su abuela Josefa López (Pepa) y su madre María José García (Pepa).

Jaime Méndez conoce el potencial de las transacciones on line y cree que son una alternativa más para que productos locales de calidad lleguen a cualquier punto de la península. Si no se puede degustar la mariscada en Galicia, pues que llegue la mariscada a Madrid, a Barcelona... a miles de kilómetros de Burela, uno de los puertos pesqueros de referencia del Norte.

A toda la península

El gerente asegura que durante todo el año el grueso de los envíos que realizan van dirección a Madrid o a la zona central de la península, pero durante los meses de verano atendieron pedidos de distintos puntos de España. Cuando se le pregunta por los productos más demandados, indica: «Quizáis o produto que se soe pedir máis é o percebe, a pesar do seu prezo. Pero tamén hai demanda de centolos e centolas. Nese caso haille que explicar ao comprador cando están en veda, e cando se pode dispor deles e cando non».

«Eu creo que pouco a pouco a xente vaille perdendo o medo a comprar por internet»

El empresario cree que poco a poco el ciudadano de a pie va perdiendo el temor a realizar compras por internet. «O comercio local creo que ten que tirar por aí. Hai que ir aguantando», indica Méndez, con experiencia en el sector. Considera que hay que explorar nuevas fórmulas, ganar la confianza del cliente, pero sobre todo tiene claro que en estas épocas hay algo relevante: «O importante é que vaiamos mellorando no apartado de saúde. Eso si que é moi importante».

«Estamos facendo mamparas continuamente porque a xente quere estar segura nos traballos, nos colexios, nos institutos...»

Lucía Rey
Cristalería San Ciprián lleva meses fabricando mamparas
Cristalería San Ciprián lleva meses fabricando mamparas

Francisco Rodríguez García, propietario de Cristalería San Ciprián, en Xove

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus, algunas empresas mariñanas han encontrado nuevas vías de negocio centrando parte de su producción en la fabricación de elementos que hasta hace unos meses apenas tenían demanda. Es el caso de la Cristalería San Ciprián, ubicada en el polígono industrial de Camba, en Xove, que lleva meses preparando mamparas de vidrio para oficinas, peluquerías, edificios administrativos... Y en estos primeros compases del mes de septiembre, la demanda no va a menos, como explica su propietario, Francisco Rodríguez García. «Séguense poñendo mamparas. Estámolas facendo continuamente, estes días para colexios e institutos, por exemplo, porque a xente quere sentirse segura», apunta. Al ser una de las pocas cristalerías que queda en la comarca, sino la única, atiende encargos procedentes de diversos lugares. De Viveiro a Foz, pasando por Burela o Cervo, solo por citar algunas localidades. En esa línea, el empresario mariñano comenta que algunos negocios que optaron en un primer momento por instalar mamparas de metacrilato, decidieron cambiar posteriormente al cristal, que ofrece mayor resistencia y durabilidad, además de ser más fácil de limpiar y desinfectar. «Poñemos cristal de seguridade laminado», comenta, antes de comentar que cree que esa tendencia ha llegado para quedarse un tiempo. «Penso que aínda vai seguir», manifiesta. Una mampara de cristal de 1,10 por 0,8 metros con base cuesta alrededor de 85 euros más IVA.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Estos negocios aguantan bien el tirón en plena pandemia