Tres trabajadores de Alcoa San Cibrao en cuarentena por contacto de covid-19

El comité señaló este viernes que «actualmente» no hay detectado ningún contagiado


cervo

Mientras Alcoa y Liberty negocian sobre el futuro de la factoría mariñana, la vida continúa, y tres trabajadores de la fábrica de San Cibrao permanecen en cuarentena por ser contacto de personas contagiadas de coronavirus. Según datos facilitados por el comité de empresa este viernes, de ellos dos han realizado las pruebas del covid-19 «con resultado negativo», al tiempo que un tercer empleado está a la espera de realizar el test y conocer si es positivo o no. «Actualmente no se ha detectado ningún caso de contagio por covid-19 entre la plantilla», señalaron los representantes de la plantilla, que dieron a conocer estos datos al término de la segunda reunión de seguimiento del proceso negociador entre la multinacional estadounidense y el grupo británico GFG Alliance, de Liberty House, para una posible venta de la planta de Aluminio, sobre la que pesa una espada de Damocles en forma de Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 534 trabajadores, y que afectaría en paralelo a unos 400 de la industria auxiliar.

En el mismo comunicado, los representantes de los trabajadores ahondaron en algunas de las actuaciones de prevención que se están llevando a cabo en la fábrica mariñana para prevenir contagios de coronavirus. Así, indicaron que se mantienen las distancias de seguridad (distancias, aforo, mascarillas) en los puestos de trabajo y demás lugares de la fábrica. También se mantienen las cámaras termográficas para realizar controles de temperatura.

Por otro lado, la dirección de la factoría mantiene el teletrabajo «en las condiciones establecidas anteriormente». En la misma línea, avanzaron que siguen suspendidos todos los reconocimientos médicos, salvo aquellos que son estrictamente necesarios.

Siguen restringidas las visitas

También continúan restringidas das visitas al complejo industrial cervense. «No existe limitación para cambios de turno, siempre y cuando se respeten las normas establecidas: no compartir vehículo, mantener distanciamiento con el resto de compañeros, uso de mascarilla, no coincidir en horario para el uso de comedores y salas de descanso, acceso a los vestuarios solo y en el último lugar», finalizan desde el comité.

Los representantes de la plantilla reiteran su «desacuerdo» con el cierre del comedor

En las instalaciones mariñanas de la multinacional Alcoa prosiguen suspendidas más máquinas de vending y los botellones de agua para prevenir contagios de coronavirus. En este momento los dispositivos no están operativos para limitar manipulaciones y acciones que puedan derivan en situaciones de riesgo por la expansión del virus. «La empresa está revisando la manera de impartir la formación obligatoria de seguridad. Así mismo está revisando el uso de ordenadores compartidos para POT y notificaciones de riesgo, así como la tramitación de las sugerencias, a fin de que no influye para la evaluación anual», sostienen desde el comité de empresa. La representación de la plantilla mariñana, que supera el millar de empleados directos, volvió a manifestar una vez más estar «en desacuerdo» con el cierre del comedor.

Jornada intensiva

Finalmente, desde el comité indicaron que la dirección de la empresa está valorando la ampliación de la jornada intensiva en el mes de octubre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tres trabajadores de Alcoa San Cibrao en cuarentena por contacto de covid-19