«No dudábamos de la seguridad del Resu, el problema era fuera del recinto»

«Agosto no era el mejor momento para el festival», afirma María Loureiro


viveiro / la voz

En estos días de agosto precisamente, del 21 al 30, estaban programados -y así habían sido anunciados- conciertos de rock presenciales del Resurrection Fest en Viveiro con un aforo limitado a 800 asistentes. Fueron presentados este mismo mes en la sede de la Xunta. No pudo ser finalmente, el concello no cedió las instalaciones municipales considerando que «no era el momento».

«No dudábamos de la seguridad del Resurrection Fest en el interior del recinto, que tienen experiencia y está más que demostrada; el problema era fuera. Además en pleno mes de agosto que, como se ve, afortunadamente, hay muchos visitantes. Consideramos que no era el momento pero eso no quiere decir, ni mucho menos, que no apoyemos el festival. Apoyamos decididamente el festival, como siempre hemos hecho, desde el primer momento, pero esta situación sanitaria que vivimos por el covid, hay que repetirlo una vez más, es excepcional y todas las prevenciones son pocas», señala María Loureiro.

Cree que la gente de Viveiro lo entendió y así se lo manifestaron, dice. «De hecho, el decreto de la Xunta ahora nos vino a dar la razón con todas estas medidas que se han visto obligados a tomar. Estamos viendo cómo está la situación en este momento a causa del coronavirus, expandiéndose y a ver qué pasa», reflexiona la alcaldesa. La prevención en este momento y la seguridad repercutirán en beneficio de todos a medio plazo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«No dudábamos de la seguridad del Resu, el problema era fuera del recinto»