El furor de la cocina: delantales artesanales y con estrella michelín

Julieta y Lucía Vargas, de Mondoñedo, creadoras de Bria Concept: «La idea era ofrecer estampados personalizados y más divertidos que los que había»

M.C.
REDACCIÓN / LA VOZ

En una primera lectura cualquiera, incluso el más perspicaz de la escuela, podría pensar que «cocina» y «tendencias» son dos mundillos opuestos, quizás como el agua y el aceite o el chándal y los tacones, que cuando van cada uno por su lado, la cosa pinta mejor. Pero es evidente que desde hace no mucho tiempo los fogones están de moda, y si hay alguien que sabe de moda son precisamente ellas: Julieta, diseñadora gráfica, y Lucía, diseñadora de moda. Dos hermanas argentinas afincadas desde hace años en Mondoñedo que supieron exprimir al máximo la fusión de ambos conceptos. Así surge «Bria Concept» (www.briaconcept.com), una firma de delantales artesanales con raíces lucenses y maniquíes por los más selectos restaurantes de toda Galicia. Además, los concursantes de «Come a Comarca», programa de la TVG producido por Voz Audiovisual, llevan meses luciendo sus diseños en la pequeña pantalla, prueba de que su trabajo se ha ido haciendo, a fuego lento, con un hueco entre las élites culinarias.

-¿Cómo nace «Bria Concept»?

-Empezamos con los delantales en 2017, hace ya tres años. La marca Artesanía de Galicia, con la que ya trabajábamos, organizó una feria enfocada al mundo de la cocina: Artesanía no Prato. Nosotras, al margen de la formación profesional, llevábamos desde pequeñas haciendo diseño textil, que es a lo que se dedicaban nuestros padres, y dijimos: ¿por qué no? Así fue como armamos este proyecto.

-Y, ¿por qué delantales?

-Nosotras siempre nos centramos en lo textil y en la estampa. Hasta entonces hacíamos camisetas o bolsos, pero cuando surgió lo de Artesanía no Prato y vimos el bum que tenía entonces el universo de la cocina, se nos ocurrió hacer una colección de delantales algo originales. La idea era ofrecer estampados personalizados y más divertidos que los atuendos clásicos. Un cocinero necesita estar uniformado en su trabajo y eso cuanto más luce, mejor.

-Lo hacéis todo desde cero, ¿cómo es el proceso de creación?

-El cliente contacta con nosotras y solemos dedicar una semana a ver lo que quieren, lo que necesitan, visitamos su local para estudiar su decoración y demás. En base a eso definimos las propuestas. Es un trabajo en equipo, aunque los chefs suelen confiar en nosotras. Luego el proceso de creación es más complejo: escoger los tejidos, el patronaje, los materiales para las cintas, serigrafiar,... suele durar tres o cuatro semanas.

-¿Usáis algún criterio especial para la selección de los tejidos?

-Tienen que ser resistentes, porque se manchan mucho, se lavan a altas temperaturas... Además, solemos apostar, dentro de lo que hay, por los más sostenibles. Las tintas que usamos son a base de agua, así que también son ecológicas.

-Le ponéis mucho empeño...

-Tratamos de cuidar el proyecto todo lo que podemos. Llevar a la práctica el lenguaje y el espíritu del local y de su gente. Lo hacemos todo a su medida, reflejando aquello con lo que se sienten más identificados: su ciudad, sus platos estrella... Se trata de darle un toque diferenciador al negocio.

-¿Fue fácil hacerse un hueco en el mundillo?

-Fácil no hay nada. Fue todo una aventura. Al empezar en una feria de profesionales de la cocina, había chefs de toda Galicia. Ahí nos fuimos conociendo y es un mundillo en el que todos se relacionan, entonces hablan de ti, te recomiendan... Nos lo han puesto bastante sencillo y poco a poco fueron llegando los primeros encargos.

-¿Es un mercado muy cotizado?

-Cuando empezamos éramos las únicas en Galicia que hacíamos diseños así, delantales personalizados y a medida.

-Entonces tendréis clientes en toda Galicia...

-Estamos contentas. Hicimos cosas para Vigo, Santiago, A Coruña, Ferrol,... Y ahora para «Come a comarca», que fue sin duda una ventana de promoción brutal y una oportunidad de oro para darnos a conocer.

-¿Cuál será el próximo proyecto?

-En la cuarentena empezamos a hacer mascarillas higiénicas de tela, muchos restaurantes nos las piden a juego con los delantales y también las hacemos para particulares. De hecho, justo hoy recibimos un pedido bastante grande de una asociación de caza y pesca. La firma es «Bria Masc».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El furor de la cocina: delantales artesanales y con estrella michelín