Rinlo, un sitio distinto en la crisis del covid, con sus restaurantes a tope

La villa rinlega se beneficia del incremento de visitas a la playa de As Catedrais


RIBADEO / LA VOZ

Dicen que lo ocurrido ayer en Rinlo al mediodía no hace prueba, porque desde hace años acudir a comer a esta villa ribadense el día de Santiago es una tradición para cada vez más personas. Pero lo cierto es que desde que se levantó el cierre de A Mariña y coincidiendo con el incremento de visitas a la playa de As Catedrais, los restaurantes de Rinlo registran de nuevo una alta afluencia. La imagen, con los restaurantes y las terrazas a tope, sorprende a foráneos, a la gente que no acostumbra a ir por Rinlo, pero no tanto a los ribadenses, que saben de su tirón.

Ayer, por ejemplo, en el restaurante A Cofradía llenaron los cuatro turnos de comidas que hacen al mediodía: «Dende fai días nótase que está vindo máis xente. Enchemos, pero temos o aforo limitado ó 50 %», dice el gerente, Gerardo Martínez.

También en O Porto de Rinlo, en A Mirandilla y el más modesto, en espacio, bar O Portillo, no fueron a la zaga. El buen trabajo que hacen estos establecimientos y el producto de primera calidad que usan han logrado poner a la cocina de Rinlo en un primer plano de la gastronomía y ser un referente turístico más de A Mariña. Y no es solo por el arroz con marisco, el plato más popular, ya que periódicamente se incorporan a las cartas nuevos platos que gozan de gran predilección. Un ejemplo es el arroz con pulpo, gambas y nécoras de O Porto de Rinlo.

Los responsables de los establecimientos consultados coinciden en que junio comenzó «moi forte», alentando unas expectativas que se vieron frenadas en seco con el cierre de A Mariña. Pero con la apertura, de nuevo se están registrando una afluencia creciente.

La limitación para ellos está en la obligación de reducir el aforo al 50 %, que rige para la comarca de A Mariña mientras en el resto de Galicia se autoriza el 75 %. No es un dato menor pues, por ejemplo, O Porto de Rinlo, con capacidad para 217 personas, pierde a más de 100 comensales.

En todo caso, en Rinlo el verano se atisba ya con más optimismo. Además, se han incrementado sustancialmente los encargos de comida para llevar, como consecuencia directa de las nuevas tendencias que está imponiendo el covid-19. Las cenas no funcionan tan bien. Pero como dice un hostelero rinlego: «Rinlo nunca foi de cenas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rinlo, un sitio distinto en la crisis del covid, con sus restaurantes a tope