El brote de A Mariña y el importado, sin contagios del viernes al sábado

Cinco altas reducen los casos activos a 51, el segundo mejor dato desde el 2 de julio

El viernes se hicieron 43 PCR en el Hospital da Mariña, en la imagen de archivo
El viernes se hicieron 43 PCR en el Hospital da Mariña, en la imagen de archivo

viveiro / la voz

La Consellería de Sanidade ha admitido este sábado que no todos los contagios de coronavirus en A Mariña son ramificaciones del brote detectado en Xove el 23 de junio. Ya no los vincula en los partes diarios, como hacía hasta este sábado, sin mencionar lo que reconoce en las dos últimas órdenes con las que suaviza las restricciones: «Existen casos que non poden asociarse ao resto dos coñecidos, polo que existe o risco de que haxa un certo nivel de transmisión oculta». En el comunicado público de este sábado tampoco cita el foco importado de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), de donde lo trajeron tres parientes de una familia asentada en Viveiro y que afloró el jueves, afectando a una empleada del geriátrico de Xove.

Por primera vez desde que el 5 de julio aisló catorce de los quince municipios de A Mariña, Sanidade no celebró este sábado la teleconferencia diaria con las alcaldesas y alcaldes. Un indicio de que la emergencia sanitaria parece tender a remitir. Lo confirman sus últimos datos, según los cuales entre el viernes y el sábado no se diagnosticó ningún contagio nuevo, ni del brote de la comarca ni del importado. Cinco altas rebajaron a 51 los casos activos, el segundo mejor dato desde el 2 de julio, cuando había 47, uno más que los 48 registrados el jueves 23. A partir del 3 se dispararon, pasando de 59 en esa jornada a 182 el día 10.

337 en cuarentena preventiva

Mucho mejor han evolucionado durante la última semana. No solo no se han detectado casos nuevos en las 43 PCR realizadas el viernes en el Hospital da Mariña, sino que tampoco ha habido positivos en las practicadas a los usuarios y empleados de la residencia de mayores de Xove. El último parte oficial también refleja un descenso de las personas en cuarentena preventiva, que pasaron de 350 el viernes a 337 el sábado. Todos son contactos con positivos en covid-19 que han dado negativo en los test, pero deben permanecer aislados en sus casas entre diez y catorce días.

Según Sanidade, la mayoría de los 51 casos activos son asintomáticos o tienen síntomas leves. Otro buen dato del sábado es la disminución de ingresados en el Hospital da Mariña, tres, uno menos que el viernes. Todos con una «evolución favorable», según las autoridades sanitarias.

Negativas todas las PCR del geriátrico de Xove, una buena noticia

«Todas as PCR que se fixeron na residencia de Xove foron negativas». Así ratificaba la Consellería de Sanidade una información anticipada por Demetrio Salgueiro, regidor de un municipio donde generó inquietud la noticia de que una trabajadora del centro asistencial que gestiona la Fundación San Rosendo había sido contagiada por tres parientes afincados en la provincia barcelonesa que convivieron con ella y su familia en su casa de Viveiro desde el 14 de julio.

Con 126 plazas en el geriátrico y 14 más en apartamentos tutelados, unas 60 personas trabajan en el centro asistencial San Bartolomé de Xove. Desde que estalló la pandemia todos ellos se habían librado de contagios.

Ante el primero, y de momento único, la dirección y los trabajadores reaccionaron. El mismo día que se conoció les hicieron PCR a las cuatro empleadas que habían trabajado más de cerca con la diagnosticada. Todas dieron negativo, pero permanecen confinadas en sus domicilios, cumpliendo el protocolo. Paralelamente, en el centro redoblaron las medidas preventivas, extremando la protección de los usuarios y los trabajadores.

Todos se sometieron el viernes a test de detección de coronavirus. Poco antes del mediodía del sábado el alcalde Demetrio Salgueiro daba cuenta con alegría y alivio de la buena noticia. Los resultados de las PCR confirman que ni la plantilla ni los residentes están contagiados. En eso confiaban la dirección del geriátrico y, por las informaciones que le había trasladado a él, el regidor de Xove.

Sin bajar la guardia, en la residencia continuarán con las visitas externas y las salidas al exterior restringidas. Y extremando las precauciones frente al virus.

Aforos limitados, botellón prohibido y la hostelería cerrada a la una de la madrugada

Inesperado, el 23 de junio saltó un brote de coronavirus que sacudió A Mariña cuando empezaba a recuperarse del estado de alarma iniciado el 14 de marzo del que salió el 15 de junio. El 5 de julio, doce días después de detectarse los 8 primeros contagios, subieron a 106. Ese día Sanidade aisló a catorce de los quince municipios mariñanos y dio marcha atrás en el retorno a la «nueva normalidad». Además de obligar a usar la mascarilla siempre en todos los espacios públicos, limitó aforos en el comercio y la hostelería, reduciéndole a esta el horario de apertura hasta medianoche, y acabó prohibiendo el botellón. Progresivamente fue permitiendo la movilidad, hasta liberar a toda la comarca este jueves. Eso, y la ampliación del horario hostelero hasta la una de la madrugada, son, de momento, los únicos cambios en unas restricciones que podrían aligerarse más en la semana entrante.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El brote de A Mariña y el importado, sin contagios del viernes al sábado