Importante apoyo de las familias en la huelga indefinida en Alcoa

La negociación continuará diez días más, y la prórroga da cierto alivio y confianza

Familias de los trabajadores que montan guardia en la carpa instalada en la entrada de la fábrica, este jueves a mediodía
Familias de los trabajadores que montan guardia en la carpa instalada en la entrada de la fábrica, este jueves a mediodía

viveiro / la voz

El apoyo que están aportando las familias a los trabajadores en el entorno de la fábrica de Alcoa en San Cibrao estos días de huelga indefinida es importante ante la incertidumbre laboral y el cansancio por una situación que se prolonga y no acaba de resolverse con el futuro de miles de familias en el aire.

Mañanas, tardes y noches las familias -niños incluidos- están acompañando a los trabajadores y trabajadoras, incluso a la hora de comer o de cenar, tal como se ve en la imagen. Los trabajadores estaban ayer muy pendientes de la negociación del comité con la empresa en Lugo. A primera hora de la tarde se sabía que Alcoa había accedido a prorrogar 10 días más el período de consultas o lo que es lo mismo, la negociación del ERE. Fue un alivio, un pequeño respiro.

Lo que verdaderamente se espera es una solución, ya sea a través de la venta de la fábrica o una intervención del Gobierno para asegurar la continuidad en la producción y la conservación del empleo. Pero esta prórroga ha sido, verdaderamente, un respiro. Genera cierta confianza en que en estos diez días haya novedades y, lo dicho, una solución.

Conseguir la ampliación del período de consultas, solo eso, no ha sido tarea fácil, tal como comentaba José A. Zan, presidente del comité, por la tarde: «Ha sido una negociación muy dura». Se han conseguido tener tres reuniones más: el día 28 y 3 y 4 de agosto. Pero, sobre todo, se ha ganado tiempo. Para quien está asfixiado, lograr algo de aire no es poco, significa vida. Esta ampliación había sido solicitada por la Xunta como autoridad laboral el día anterior.

Mientras, la ministra de Industria, Reyes Maroto, tiene lo que quería, a juzgar por sus declaraciones, tiempo; tiempo para concretar «un proyecto industrial solvente para la fábrica de San Cibrao».

Todos coinciden en que continuar produciendo aluminio es prioritario, estratégico para Galicia y para España; lo dicen la Xunta y el Gobierno. Lo malo es que se pasan la pelota y se corresponsabilizan unos y otros.

«Alcoa tiene una obligación con España, con Galicia y con San Cibrao», afirma la ministra. Solo con frases no parece que vayan a convencer a los responsables de la multinacional, que insisten en que están perdiendo 1.200.000 euros cada semana con la fábrica de aluminio. Se van a necesitar razones de peso económico.

Hay que recordar además que la huelga indefinida desde el lunes no afecta solo a Alcoa, también la están secundando la mayor parte de las empresas auxiliares de la fábrica desde el martes, que se han sumado a la misma. Miles de familias y una comarca entera muy pendiente del final. El futuro de esta fábrica es a día de hoy y en el presente el futuro de A Mariña.

Diez días más

Ganar diez días más para negociar es mucho tiempo, aunque parezca poco. Pueden suceder muchas cosas en este intervalo, o no. Habrá que esperar nuevos movimientos, si es que los hay, y nuevas reacciones. Se verá si existe un socio industrial interesado en la fábrica, como se dice, y si se postula. Y tal vez veamos la disposición de Alcoa. Acaso se apruebe el Estatuto antes del 4 de agosto. Comprobaremos si, efectivamente, sirve de algo ganar tiempo o si solo será prolongar la agonía.

El PSOE pide a Alcoa que deje paso ya a un inversor y el BNG aboga por la nacionalización

«Acabáronse as escusas para que Alcoa ceda paso ao inversor interesado na adquisición da planta. Polo tanto, a Xunta ten que paralizar o ERE e Alcoa iniciar as negociacións para a venda co inversor que ten intención de adquirir a planta de San Cibrao». Quien habla así es Patricia Otero, nueva parlamentaria y candidata socialista por Lugo en estas últimas elecciones.

La secretaria provincial socialista hizo esta afirmación tras conocer el comunicado de los sindicatos que, a través de las Federaciones de Industria de UGT y CC.OO. informaron que existe un inversor «con recoñecida solvencia que está interesado na planta de Alcoa en San Cibrao».

Por su parte el diputado del BNG, Néstor Rego, visitó ayer por la tarde a los trabajadores en San Cibrao. Rego preguntó esta misma semana en el Congreso por la situación de Alcoa a la ministra Reyes Maroto e insistió en la nacionalización de Alcoa para asegurar el empleo y la producción de aluminio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Importante apoyo de las familias en la huelga indefinida en Alcoa