Dos mariñanos lideraron en Cuba y Argentina la lucha antiforal

martín fernández

A MARIÑA

ARCHIVO MARTÍN FERNÁNDEZ

19 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ni el mito del Apóstol, ni el feudalismo, ni la revolta irmandiña ni siquiera la emigración. El fenómeno histórico que singulariza a Galicia en el Estado es el Agrarismo. La lucha emprendida a principios del pasado siglo para liberarse de los foros, del atraso y la opresión. Los emigrantes la respaldaron y dos mariñanos, Narciso Rocha García, de San Miguel y Reinante, y Genaro L. Osorio, de Ribadeo, presidieron en La Habana y Buenos Aires sendos Comités Antiforales. Los unía lo sustancial y los separaba lo accesorio: el ribadense era republicano y Rocha, moderado y reformista.

Compartían el rumbo cierto. Pero orientaban sus velas de un modo diferente. El 30 de enero de 1910, el Comité Redencionista de La Habana ?que presidía Rocha y formaban Romualdo Negreira, Antonio Novo, Enrique Saavedra, J. Vicente Martínez y José Abelenda- remitió a las Cortes Españolas un manifiesto y una petición. El primero decía que “de todos los males de Galicia, ninguno tan funesto ni de tan graves daños como la anacrónica subsistencia del foro que impide desarrollar la riqueza agrícola, mantiene el caciquismo y condena al labrador a la emigración o al hambre”. La segunda demandaba “promulgar una ley de redención forzosa de foros y demás cargas perpetuas que gravan la propiedad” y “que se oiga a los agricultores del Noroeste representados por el Directorio Antiforal de Teis (Vigo)”.

Primo de Rivera

Unos años antes, en 1907, en Galicia se creara, con gran respaldo social, Solidaridad Gallega, una alianza de carlistas, regionalistas y republicanos que buscaba romper el turnismo de conservadores y liberales en la Restauración Borbónica y liberar de ataduras al agro. Y en 1909, el Directorio de Teis envió a La Habana a su delegado, Emilio Rodal, para conseguir el respaldo de los emigrantes a la lucha antiforal.