José Antonio Martínez Corbelle, jubilado de San Cibrao: «Esta fábrica deunos a nosa vida completa, a nós e a moitas familias»

Fue de los primeros en entrar a trabajar en el complejo, el 7 de enero de 1979


viveiro / la voz

El 7 de enero de 1979, José Antonio Martínez Corbelle (Viveiro, 1950) entró a trabajar en Alúmina-Aluminio en San Cibrao, actual Alcoa. «Foi ao día seguinte de Reis, e a fábrica estaba acabando de construírse», explica que el hombre, que entonces tenía 29 años y llevaba empleado una década en una empresa de montajes con sede en Bilbao. Con ella andaba «polo mundo adiante: tres meses na casa, oito fóra..». Pero las ganas de establecerse y de formar una familia no eran compatibles con esa vida errante, y el nacimiento de su primer hijo en 1977 le hizo ver la vida de otra manera. «A miña muller, Teresa, é de Miranda de Ebro, e despois de pasar uns meses na casa cando naceu o neno, empezamos a ir os tres cando eu ía traballar fóra. Estivemos facendo iso un ano ou así, pero aquilo era un engorro, e tivemos a sorte de vir para aquí e coller traballo aquí», continúa.

Corbelle asegura que le atrajo más la estabilidad que el sueldo. «No 79 gañaba o dobre en Bilbao que na fábrica, pero aquí estaba na casa. Con dietas e todo, en Bilbao chegaba ás 130.000 pesetas da época, mentres que en San Cibrao empecei cobrando 54.000», relata el hombre, que en 1982 fue padre por segunda vez, en esta ocasión de una niña. «Esta fábrica deunos a nosa vida completa. Os fillos estudaron o que quixeron e ata onde quixeron, aínda que ningún traballa en Alcoa. O maior dedícase ao ensino deportivo en Lugo, e a pequena prepara oposicións a Correos», relata. Él trabajó primero en obra civil en la planta de Aluminio, y en el 2000 pasó a Alúmina. Allí estuvo hasta que se prejubiló con 60 años, en el 2010.

Ahora observa con gran preocupación la situación de la factoría, con el plazo fijado por la multinacional para el cierre de la planta de Aluminio y el despido de más de 530 trabajadores a punto de expirar sin que se vislumbre una solución. «Hai moita forza e moito positivismo no ambiente laboral, pero o futuro véxoo negro», indica el antiguo operario.

China, Australia o Brasil

En su opinión, dos factores juegan en contra. Por un lado, Alcoa quiere finiquitar la producción de aluminio porque existe mucho stock a nivel mundial. «O aluminio non ten saída. Xa cando traballaba eu nos tiñan sempre esa espada de Damocles para que non se loitase para conseguir melloras nos convenios laborais, e agora están os chinos, os australianos e os brasileiros con fábricas novas e producindo moi barato», apunta. Y por otro, dice, Alcoa no quiere vender la factoría porque podría ganar un competidor en el mercado. «Non lle interesa», concluye. Con este panorama, reflexiona: «Se cerra a fábrica sería a morte de toda A Mariña. Sei de a moitos coñecidos que teñen dous fillos na fábrica, e que ata agora tiñan unha estabilidade laboral que de pronto está no aire», lamenta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

José Antonio Martínez Corbelle, jubilado de San Cibrao: «Esta fábrica deunos a nosa vida completa, a nós e a moitas familias»