«Si el Gobierno y la Xunta cumplen lo que dicen, podemos ser salvados»

Zan fía el futuro a la intervención política, pues Alcoa «no quiere saber nada de venta»

;
«Si Gobierno y Xunta cumplen, podemos ser salvados» El comité de empresa lamenta que a Alcoa «no le sirva nada, no quiere saber nada de venta»

viveiro / la voz

Álvaro Dorado y Jesús Maroño, presidente de Alcoa España y director de Aluminio en San Cibrao, reiteraron este martes en la mesa multilateral con el Gobierno, la Xunta y los sindicatos «que cualquier marco energético que les pongan no les sirve, y no quiere saber nada de la venta». Francisco Conde, conselleiro de Industria «quiere meter una PPA», siglas, en inglés, de contrato bilateral de compraventa de energía entre la fábrica y un comercializador. Raúl Blanco, secretario estatal de Industria «quiere apostar» por la factoría «apoyando con un marco energético para que podamos llegar a esa PPA y dentro de dos o tres años tener viabilidad como planta». Dicho eso, José Antonio Zan, presidente del comité de empresa, considera que si el Gobierno y la Xunta «cumplen lo que están diciendo, estamos seguros de que podemos ser salvados».

La lectura de Zan sobre la cita de ayer la recibió la plantilla en un mensaje audiovisual remitido poco después de rematar unas dos horas y media de reunión. «Lo que podemos sacar de esta reunión positivo son grandes cosas», subraya el presidente del comité de empresa. Considera que la «Xunta está por apostar por nosotros», igual que el Gobierno, señala. No obvia que «el problema que tenemos es que Alcoa dice que cualquier marco -energético- que les pongan no les sirve, y tampoco ha entrado a valorar una posible venta, no quiere saber nada de venta».

Como la multinacional ratifica su propósito de irse de San Cibrao y, en principio, parece no aceptar que nadie mantenga en activo la única fábrica de producción de aluminio primario de España, Zan fía su futuro a la mediación institucional. En su mensaje a los trabajadores, sostiene que «el Gobierno y la Xunta siguen apoyando», por lo cual añade: «Creemos que si tienen intención política de salvar esta fábrica, lo pueden llevar a cabo».

«A Mariña sálvase loitando»

Por tanto, prosigue, «si cumplen lo que están diciendo, estamos seguros de que podemos ser salvados». Como de momento lo dicho por los políticos no se ha traducido en hechos concretos, José Antonio Zan llama a la plantilla a no bajar la guardia porque «la única salida que tenemos como fábrica y como trabajadores es la salida de la lucha». De ahí que remate su alocución de un minuto con «A Mariña sálvase loitando», el lema de las movilizaciones que el pasado domingo marcaron un hito en la comarca porque unas 20.000 personas se manifestaron en defensa de los empleos que Alcoa quiere cargarse en A Mariña. 534 cerrando casi en su totalidad la planta de aluminio 534, y unos 300 de las empresas auxiliares, según sindicalistas de esas firmas.

«Un proceso difícil e doloroso se non o abordamos con altura de miras», advierte CIG

«Estamos nun momento complexo, nun momento de unificar actuacións, porque o proceso que temos por diante é difícil e doloroso se non somos capaces de abordar esta situación con altura de miras. A experiencia do que está pasando en Alu Ibérica demostra os errores cometidos, e ensínanos o camiño para que non se precipiten as decisións», subraya Paulo Carril, secretario general de CIG.

En su opinión, la multinacional ha de aclararse porque «é incompatíble estar nesta mesa e que vaia consumando as fases que pretende levar a cabo con carácter definitivo». Al Gobierno y a la Xunta les reclama «certezas e un calendario definitivo, preciso e detallado, do estatuto electrointensivo e das medidas complementarias que permitan crear un marco enerxético competitivo, estábel e predicíbel».

«Todas as partes están enrocadas e non se pode seguir xogando cos empregos», alertan las auxiliares

«Decepción» expresó tras el encuentro de este martes Quique Rocha, portavoz de las empresas auxiliares de Alcoa. En su opinión, «todas as partes están enrocadas» y, por tanto, la situación es «aínda máis grave» que antes porque «non hai avance no problema dos despidos dos traballadores, un tema moi serio co que non se pode seguir xogando».

En nombre de los «perto de 400» empleados de subcontratas de la multinacional, Quique Rocha constató que en la mesa multilateral tanto el Gobierno como la Xunta expresaron «boas intencións para salvagardar todo o emprego e toda a producción, pero sen cifras concretas nin calendario». En cuanto a la multinacional, percibe su posición como «inamovible e, aínda que insiste en que non ten ningunha decisión tomada, o proceso parece abocado» a los despidos. Sobre la posibilidad de vender la fábrica, «non quere falar nada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Si el Gobierno y la Xunta cumplen lo que dicen, podemos ser salvados»