Isabel Dayán, peluquera en Viveiro: «Nuestra lista de espera es de 200 personas... ¡Estamos agradecidísimas!»

Desde que reabrieron las peluquerías cambiaron las formas de trabajar. Y el valor del cliente a su servicio a más, pues lo ve «esencial»


VIVEIRO / LA VOZ

Antes del inicio de la desescalada, casi había tantas ganas en la gente de pisar la calle como de pisar una peluquería, tras una cuarentena encerrados y una imagen personal propia ajustada a lo que es un confinamiento real: canas sin cubrir, puntas sin cortar, barbas sin ver tijeras... Tampoco tratamientos de estética. Así ha vivido estos primeros días de reapertura Isabel Dayán, de Isabel Dayán Estilistas en Viveiro, centro que comenzó su andadura en 2015.

-¿Había ganas de peluquería?

-Sí, la gente tenía ganas de verse bien y arreglada. Entre canas, pelos largos, cejas, bigote... estaba desanimada. La gente comenta que somos un servicio de primera necesidad. También hubo gente que vino con miedo pues la primera vez que vino aún no saliera antes de casa en el encierro.

-Ahora, ¿menos nervios?

-Sí, ya acostumbra. Igual que nosotros. Cuando reabrimos era una incertidumbre, no sabías qué te ibas a encontrar. Tocar algo y estar ya con el desinfectante, lo que tocas tú... ¡y los clientes! Tocar era un hábito muy arraigado.

-¿Son muchas horas de trabajo en estos primeros días?

-Nosotros ampliamos horario y abrimos de lunes a sábado. Estuvimos de nueve de la mañana a nueve de la noche, con turnos para que en la peluquería haya distanciamiento social. Sin haber agobio en la peluquería. Hay que tener en cuenta que solo puede haber un cliente por trabajador.

-La reapertura de las peluquerías fue con listas de espera.

-Yo tengo una lista de espera de 200 personas. ¡Estamos agradecídisimas! Hay gente que llamaba para pedir cita pero hasta que no acabase la lista de espera no la puedes dar. A los que llaman ahora ya les estamos dando para junio, cuando ya estaremos al día.

-¿Qué es lo que más se pide?

-Mucho color... las raíces, algún cambio de look y corte. Estética también está funcionando. La gente se mete en cabina; quiere decir que confía en ti. Se está respondiendo muy bien, genial.

-¿Hubo algún cliente que haya dado el paso para dejar canas?

-No. La gente quiere cambios. Para dejar el pelo más claro sí, pero no para dejar canas. Eso no.

-¿Es optimista para el verano?

-Siempre. No habrá eventos pero la gente quiere verse bien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Isabel Dayán, peluquera en Viveiro: «Nuestra lista de espera es de 200 personas... ¡Estamos agradecidísimas!»