Anabel Alonso (Limpiezas Bel, Ribadeo): «Trabajos que antes eran una vez a la semana hay que hacerlos práticamente todos los días»


ribadeo / la voz

Hace 20 años que lleva funcionando desde Ribadeo en A Mariña y Occidente de Asturias Limpiezas Bel, firma familiar con Anabel Alonso y su marido al frente.

 -¿Como se está desarrollando su traballo en esta crisis del coronavirus y en un sector tan clave?

-Primero nos volvimos locos para encontrar desfinfectante. Menos mal que lejía y alcohol teníamos bastante en reserva. Luego sacaron unos desinfectantes especiales que desinfectan el 99,9%, incluido el coronavirus. Por otro lado, siempre tienes el miedo. Cuando estoy en un portal y oigo el ascensor ya me salgo fuera. En oficinas estás sola.

-¿Han notado más trabajo?

-Aumentó en el sentido en que cosas que hacías normalmente una vez a la semana ahora las tienes que hacer prácticamente todos los días porque todos los días hay que desinfectar pasamanos de arriba a abajo o un ascensor entero cuando antes lo limpiabas a fondo una vez a la semana, pero ahora no puedes hacerlo.

-¿Tuvieron que contratar gente?

-No, pero sí que madrugamos más también para no encontrarnos con gente en los espacios. Ahora hay algunas cosas que tienes que dejar aparcadas hasta que pase esto, porque también no nos aconsejan que estemos mucho tiempo fuera de casa. Todo el mundo redujo su jornada. Hay que desinfectar, por supuesto, sobre todo un ascensor, que para mí es como un foco porque encima se mantienen siempre cerrados. Y desinfectar las zonas comunes.

-¿Y al cerrar oficinas y bares...?

-Sí, esa parte te quedaste sin ella. Pero bueno, si lo miras bien, somos muy afortunados porque seguimos trabajando. Lo que me parece terrible es lo que va a pasar después... ¡Miedo me da!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Anabel Alonso (Limpiezas Bel, Ribadeo): «Trabajos que antes eran una vez a la semana hay que hacerlos práticamente todos los días»