El ADN del viveirense desaparecido hace un mes permitirá identificarlo si aparece

La investigación policial continúa, y la familia espera «que el mar nos devuelva a Álex»


viveiro / la voz

Pesa como una losa el vacío que ha dejado el viveirense Alejandro Meítin San Isidro en su familia y sus amigos. Cuando se cumple un mes de su desaparición, ni quienes lo quieren ni las fuerzas de seguridad lo han olvidado. Por si aparece, muestras de su ADN se han incorporado a la base oficial de desaparecidos.

Nada se ha vuelto a saber de él desde el 15 de diciembre, cuando asistió en Area a una cena-baile con compañeros de la conservera de Celeiro donde trabajaba y cuando un testigo declaró haberlo visto a las ocho y media de la mañana en el centro de Viveiro.

Doce días después, el 27 de diciembre, se recuperó su coche, hallado hundido en el muelle pesquero de Viveiro, frente al puerto deportivo. Ni ese día ni en posteriores inmersiones lo encontraron los buzos que lo buscaron por el interior de la ría.

El ADN es parte de la investigación oficial por una desaparición involuntaria. Continúa abierta, dirigida por la Policía Nacional de Viveiro. Servirá para identificarlo, tanto en el supuesto de que fuese localizado vivo en algún lugar como en el de que se descubriesen sus restos.

Con el «corazón desgarrado por esta situación tan dura», agradecidos por la «implicación y el trabajo de las fuerzas de seguridad», parientes de Alejandro no renuncian a la esperanza. Aun así, después de rastrearlo por tierra y mar y de la alerta nacional por su desaparición, un mes sin dar señales de vida los aboca al desenlace fatal que nunca querrían. «Todo indica que su cuerpo puede estar en el mar, esperamos que nos devuelva a Álex», explicaba este martes con emoción difícil de contener una familiar cercana. Para acabar con la angustia de tantos días de incertidumbre, «queremos encontrarlo», cuenta quien no deja de pensar en él «cada día».

El coche fue hallado hundido en el muelle urbano, pero sin él ni pistas de cuándo pudo caer

Parece confirmado que Alejandro Meitín salió en su coche del local hostelero de Area donde asistió a una cena de empresa. El domingo día 15 empezaron a buscarlo parientes suyos y personas cercanas, como su novia. Continuaron el rastreo en días posteriores, por viales secundarios y pistas forestales del municipio viveirense y su entorno. Fuerzas de seguridad y medios de emergencias se sumaron. Sin éxito, por lo que perdió peso la posibilidad de que se hubiese accidentado intentando regresar al domicilio familiar de Vieiro.

Cuando un jubilado vio su Ford Fiesta azul cielo hundido en el muelle pesquero, cobró fuerza la posibilidad de encontrar su cuerpo. No estaba dentro del vehículo, que apareció con la ventanilla del conductor abierta casi por completo, la del copiloto a la mitad, la llave de contacto puesta, el volante desbloqueado, el freno de mano levantado y las luces activadas, aunque sin alumbrar.

Se esperaba que el sistema electrónico del coche pudiese indicar cuándo se habría precipitado al mar, pero por el año de fabricación del vehículo las autoridades dan casi por descartado encontrar esa pista en él. Por eso la principal hipótesis es que se fue al mar con el vehículo, logró salir por la ventanilla y lo arrastró el mar. Como no ha emergido, no se descarta que pudiese quedar atrapado en el fondo.

Un hombre de 34 años que falta tras una noche de fiesta

De 34 años, la última vez que se vio a Alejandro Meitín vivió una noche de fiesta en una cena baile. De complexión fuerte y 1,83 metros de altura, el 15 de diciembre tenía barba y pendientes en ambas orejas. Días antes había dejado de trabajar en la conservera de Celeiro, y años antes había trabajado de taxista en Viveiro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El ADN del viveirense desaparecido hace un mes permitirá identificarlo si aparece