El músico grabó un disco en la cuna de los Beatles con la Royal Philharmonic de Londres


sarria / la voz

La fama del músico sarriano Abraham Cupeiro es más que conocida, pero en los últimos días ha dado un vuelco gigantesco en su carrera tras conseguir grabar su último trabajo: Pangea, nada más y nada menos que los estudios londinenses de Abbey Road, lugar en el que grabaron los Beatles, Rolling Stones y varios temas de películas como Harry Poter, entre otras, y con la Royal Philharmonic Orquestra. «Foi unha casualidade, fixen un concerto en Gran Canaria e o trombonista, Marc Hampson, díxome que a miña música tiña que soar moi ben con intérpretes británicos pola súa maneira de tocar. Mandei un correo electrónico a filarmónica de Londres e en menos dunha hora respondeume o seu xerente. A partir de aí falamos e todo foi moi sinxelo. Parece incrible, pero así foi», dijo, para añadir que en la grabación participó la orquesta londinense al completo con sus 56 miembros. El trabajo de Cupeiro es una obra en la que une música de los cinco continentes y en la que llega a tocar hasta 27 instrumentos autóctonos de cada zona con las dificultades que conlleva. «Mesturalo coa orquestra era algo que me preocupaba, pero tiña a vantaxe de que xa interpretei a obra en varios lugares como Finlandia, Costa Rica, Valencia ou Gran Canaria, e polo tanto tiña todo traballado. As actuacións axudaron moito a que todo fose sobre rodas».

La primera impresión de Cupeiro tras recibir una respuesta fue de respeto. «A verdade é que pensei ?onde me metín?, pero logo todo foi xenial. Traballar cunha xente tan profesional fai as cousas máis sinxelas». Al margen de la orquesta, el resto del equipo también era de élite. «O enxeñeiro que fixo o directo foi John Barrett, habitual en traballos dos Rolling, que conseguiu que todo funcionase coma a seda», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El músico grabó un disco en la cuna de los Beatles con la Royal Philharmonic de Londres