Los turoperadores se despiden hoy de A Mariña «encantados»

Ayer visitaron O Vicedo, Ribadeo y Foz, donde pernoctaron


VIVEIRO/LA VOZ

Turoperadores y agentes de viajes se despiden hoy de A Mariña. Pudieron conocer la comarca gracias a una iniciativa del Grupo de Desenvolvemento Rural Terras de Miranda. A pesar del frío de estos días y de la lluvia, se marchan encantados con los encantos de la zona, con el paisaje y también con la gastronomía.

Ayer, último día de su estancia, visitaron O Vicedo, O Fuciño do Porco, y el puerto. Luego se trasladaron a Ribadeo, donde almorzaron, en el Parador de Turismo, después de visitar el entorno urbano. Por la tarde aún pudieron acercarse al cargadero, al Club Náutico y al castillo para posteriormente viajar hasta Foz donde visitaron la basílica de San Martiño y el recinto del Cenima; allí les ofrecieron por la tarde una degustación de productos típicos.

Pernoctaron en el hotel Oca Playa de Foz, donde disfrutaron del spa y de una cena para hoy poner fin a su completa visita a A Mariña a primera hora de la mañana, ya que partirán hacia el aeropuerto de Asturias.

Esta visita está enmarcada dentro del proyecto «Impulso da comercialización e posicionamento da marca Terras de Miranda-Turismo de Lugo» que impulsa el GDR con fondos europeos a través del Programa Leader.

Con esta acción se pretende promover la difusión y la promoción turística del territorio de Terras de Miranda invitando a turoperadores y agentes de viajes nacionales para que luego divulgen los atractivos de A Mariña y ayudar así a desestacionalizar el turismo, «sempre con experiencias sostibles e de calidade», indican desde el GDR Terras de Miranda.

Los turoperadores disfrutaron de tres jornadas completas y envidiables por toda A Mariña, viviéndola y saboreándola.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los turoperadores se despiden hoy de A Mariña «encantados»