Educación cambia la parada de bus escolar que denunció un padre de Viveiro

La niña, que debía andar 400 metros sin luz y entre camiones, será recogida junto a su casa


viveiro / la voz

La Consellería de Educación, Universidade e Formación Profesional ha dado marcha atrás y ha aceptado cambiar la parada escolar que denunció el padre de una niña de Viveiro residente en el núcleo de Ventoselle, en la carretera que parte del complejo hotelero Las Sirenas hacia Riobarba (O Vicedo), al afirmar que carecía «de sentido común» y era peligrosa. Según lo previsto inicialmente, para llegar a la parada establecida, la menor, que estudia primero de ESO en el IES María Sarmiento de Viveiro, debía caminar a diario alrededor de 400 metros por una pista sin alumbrado público y junto a la que circulan camiones de madera y vehículos de mantenimiento de los parques eólicos de la zona a gran velocidad. Educación argumentó en un primer momento que la parada que solicitaba el padre, junto a la puerta de su casa, no era viable por encontrarse en una curva peligrosa en la que el autobús no podría parar en condiciones de seguridad. Tampoco un taxi.

Finalmente, el departamento de Servizos escolares complementarios (transporte escolar) en Lugo de Educación ha decidido modificar el sentido de la citada ruta escolar para que el autocar pueda hacer un alto en las inmediaciones de la vivienda de la pequeña en un lugar seguro. Para ello ha apostado por invertir el sentido del trayecto, que hasta ahora partía del lugar de Meixonfrío, se dirigía hacia al cruce de las carreteras de Riobarba y Cabanas, bajaba a buscar a la niña de Ventoselle, y regresaba en dirección a O Vicedo para recoger niños en Mosende y O Folgueiro antes de salir a la carretera general LU-862.

Ahora, en cambio, el autobús llegará desde Viveiro, por lo que podrá recoger a la niña a escasos 10 o 15 metros de la puerta de su vivienda. A continuación, el transporte escolar se dirigirá hacia Meixonfrío, cruce de Cabanas, Mosende y O Folgueiro. Según indicó su padre, Miguel Fernández, la pequeña, que tiene 11 años, será la primera de la decena de niños que viajan en ese autobar en subir a él. Lo hará a las 07.30 horas -la clase empieza a las 08.20 horas-, y la última en bajar, a las 15.30 horas, una vez terminadas las clases en el IES María Sarmiento a las 14.40 horas. «Creemos que podría haber opciones mejores, pero vamos a aceptar», sostuvo Fernández.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Educación cambia la parada de bus escolar que denunció un padre de Viveiro