Viveiro añora a las monjas dominicas

Cientos de firmas expresan el cariño por el convento cerrado hace un año en Valdeflores y piden que se reabra


viveiro / la voz

Por sorpresa, después de meses con «dificultades de vida interna», las últimas seis monjas de clausura que quedaban en el convento dominico de Valdeflores lo cerraron el 18 de junio del 2018 y se marcharon para otro de la misma orden en Cangas de Narcea (Asturias). Desde entonces, la Cofradía de Nuestra Señora de Valdeflores se ha erigido en la voz de los viveirenses y de todos los que intentan devolverle la vida a un monasterio habitado durante los últimos seis siglos.

Además de otras gestiones, continúa con la campaña «Abre el convento con tu firma». Tanto en papel, en los pliegos repartidos por innumerables establecimientos públicos de Viveiro, como en Facebook, en el perfil que lleva el nombre de la cofradía, ya han recogido cientos de adhesiones. Estiman que superan las 3.000, pero la meta siguen siendo las 5.000 que se marcaron cuando empezaron. Será posible adherirse hasta el próximo 29 de julio, cuando harán el recuento final.

Las encuadernarán en tres tomos. Uno será para la Orden de los Predicadores, de la que dependen las religiosas dominicas, «con la intención de demostrar nuestro sentir, pero también nuestro cariño hacia las dominicas que nos han acompañado durante seis siglos en las venturas y desventuras, además de dar protección y cuidado a nuestra querida, venerada y milagrosa Nuestra Señora de Valdeflores». Otro quedará en los archivos del monasterio, como testimonio «histórico de todos los que apoyan el regreso de las religiosas y la reapertura del convento», explica José Luis Moar, vicepresidente de la cofradía. Todavía no desvelan el destino del tercero.

Desde hace un año, el cenobio permanece cerrado a cal y canto. Justo cinco meses después de la marcha de las religiosas, en la noche del 18 de noviembre, su planta baja, los claustros y los jardines y la huerta resultaron afectados por las riadas que anegaron distintas zonas de Viveiro y arrasaron el barrio de Xunqueira, donde se ubica. Se libró la iglesia, donde se concentra lo queda de la actividad religiosa de Valdeflores. Ahí se celebran misas todos los domingos, a las once de la mañana, y cada día 8 de mes.

Viveiro no renuncia a su convento dominico, pero reabrirlo depende de que haya religiosas dispuestas a entregarse a la vida contemplativa. Y no hay vocaciones, alegan los dominicos.

La campaña de recogida de rúbricas continuará hasta el 29 de julio, con la meta de alcanzar las 5.000

Cinco meses después de cerrar, la riada que arrasó Xunqueira afectó a los bajos del cenobio

Doce meses vacío ya se notan en partes de un monasterio habitado seis siglos

Las riadas del 18 de noviembre que se cobraron una vida en Xunqueira causaron daños en la planta baja del monasterio dominico de Viveiro. Después de retirar lodos y de limpiar, ahí todavía «queda mucho por retocar», como pudieron comprobar dirigentes de la Cofradía de Valdeflores cuando visitaron las instalaciones acompañados de un monje dominico. La primera y la segunda planta están «impecables», afirma José Luis Moar.

Habitado ininterrumpidamente durante los últimos seis siglos, en el convento también se nota que lleva doce meses vacío, abandonado. Sin las monjas ni el personal que las ayudaba, se echa de menos el mantenimiento en los claustros, los jardines, la huerta o el lavadero. También en otras estancias, obviamente.

Desde fuera, Valdeflores se alza como siempre, imponente en Xunqueira, casi al pie de una de las carreteras de entrada a Viveiro, al lado de un río y de las marismas del Landro. El edificio, de planta baja y dos alturas, mide 3.782 metros cuadrados y se distribuye alrededor de un claustro interior cuadrado. Anexo, en su la trasera del lateral derecho, la capilla. Una muralla protege una extensa finca de 14.491 metros cuadrados que completa una propiedad dominica declarada Monumento Histórico Artístico Nacional y sin uso hace un año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Viveiro añora a las monjas dominicas