El viveirense Saúl Jiménez se quedó a las puertas de los Goya con sus fotos de bodas

Compitió en la final con una «foto muy clásica, un contraluz en toda regla pero muy bien definido»


viveiro / la voz

Era uno de los diez nominados para los Goya de fotografía en la categoría de bodas, pero se quedó a las puertas del galardón. El fotógrafo viveirense Saúl Jiménez regresó de la gala en Zaragoza satisfecho por una nominación que recibió como «un impulso a nivel personal; llevaba diez años sin presentar obra a estos Goya y me motiva».

Ya había sido nominado en 2007 y 2010 y en esta ocasión concurría con una «foto muy clásica, un contraluz en toda regla pero muy bien definido», explica. Este reconocimiento a su trabajo llega cuando empieza nuevos proyectos y está a punto de trasladar su estudio, Foto Carlos, en Viveiro. Además, el Goya de fotografía se plantea como un «escaparate nacional para sacar del anonimato a un buen número de profesionales».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El viveirense Saúl Jiménez se quedó a las puertas de los Goya con sus fotos de bodas