«No se puede demonizar ni tachar de loca a la mujer que quiere parir en casa»

La matrona Beni Martínez critica el intrusismo y destaca el «derecho a elegir» de la embarazada tras ser informada por profesionales


viveiro / la voz

La reciente muerte de un bebé en Vigo durante un parto en casa sin asistencia profesional ha puesto el foco en un tema delicado y complejo sobre el que no se debe banalizar, como destaca la matrona Beni Martínez, afincada en Viveiro y que ejerce en el centro de salud de Vilalba. «No se puede demonizar ni tachar de loca a la mujer que quiere partir en casa», subraya la profesional, que critica las «tergiversaciones» que ha escuchado en las últimas semanas. «Quiero incidir en que hay una ley de autonomía del paciente que dice que la mujer tiene derecho a decidir libremente después de ser correctamente informada sobre las opciones clínicas por los profesionales que intervienen en la actividad asistencial, no por gente que no está cualificada», indica, antes de criticar el intrusismo.

En esa línea subraya que para planificar un parto en casa es imprescindible cumplir varios estándares. Que el bebé venga de cabeza, que sea un embarazo normal, sin ninguna complicación; que sea único, no gemelar; o que la mujer viva a media hora o menos de un hospital son algunos. «Y a la mujer se la va preparando durante todo el embarazo, al igual que la casa», apunta Martínez, que tiene la formación necesaria para atender partos en domicilios, pero no lo hace por sus circunstancias. «Por la mañana trabajo y no puedo comprometerme con alguien las 24 horas del día», indica, antes de resaltar que estos alumbramientos deben ser asistidos por al menos dos matronas que acompañan en todo momento a la mujer, «y si el parto se desvía de la normalidad la van a llevar al hospital». «No la van a dejar sola y que llame al 112 para que vayan a atenderla», asegura, antes de explicar que en España hay ginecólogos, obstetras y matronas que atienden partos en casa. «Es seguro y está reconocido y avalado por la Organización Mundial de la Salud», certifica.

«Se saca a bombo y platillo un bebé que muere en casa, pero nadie dice nada de los que mueren en un hospital»

«Las matronas estamos aquí para atender a las mujeres en todas las etapas de la vida»

Durante el embarazo, la mujer se encuentra en una situación «especialmente vulnerable», y por eso hay que combatir a «mucha gente manipuladora que no es profesional y está tratando a la mujer en educación maternal». «Están campando a sus anchas porque nadie les mete mano. Los gobiernos no hacen nada contra este intrusismo profesional, y las mujeres, si tienen algún fallo, no denuncian», comenta, y hace un llamamiento a las mujeres que van a tener un hijo: «Si alguien te da educación maternal, asegúrate de que es matrona».

En opinión de Beni Martínez, el parto en casa debería «estar coordinado por la Seguridad Social» por si surgen situaciones y riesgos imprevistos que conlleven, por ejemplo, a la realización de una cesárea o una ventosa.

«Más vieja que la medicina»

«Cuando te das cuenta de la cantidad de matronas que se quedan a parir en casa, piensas: ‘Por algo será’», reflexiona, antes de poner en valor «una profesión que es incluso más vieja que la medicina». «Las matronas tenemos nuestro sitio dentro de la profesión médica y sanitaria, estamos aquí para atender a las mujeres en todas las etapas de la vida», comenta Martínez, que en su primer año como enfermera atendió partos en casa en su pueblo natal, en Cuenca. «Ahí decidí que quería ser matrona», sonríe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

«No se puede demonizar ni tachar de loca a la mujer que quiere parir en casa»