Nadie descubre sus bazas en Viveiro para las elecciones locales de mayo

Solo parece clara la apuesta del PSOE por María Loureiro y Antonio Bouza, líder del PP, desvelará mañana si repite


VIVEIRO / LA VOZ

A poco más de cinco meses de las elecciones municipales del 26 de mayo, los candidatos todavía son una incógnita en Viveiro. Al menos públicamente, nadie descubre sus bazas. Internamente, en algunas de las principales formaciones la maquinaria lleva tiempo en marcha, pero no trascienden decisiones, si se han tomado, solo nombres y comentarios de todo tipo. Se suceden desde hace semanas, sobre todo en círculos políticos y próximos a ellos, pero ninguno de los posibles aspirantes desvela nada.

Aunque María Loureiro asegura que en su partido aún no se ha acordado nada, parece claro que el PSOE volverá a apostar por ella como cabeza de lista. Ahora cuenta con ocho ediles.

La gran incógnita es el PP. En noviembre el comité local respaldó por unanimidad como candidato a Antonio Bouza, que lo lideró en el 2015, cuando logró cinco concejales. Distintos nombres se han barajado para sustituirlo, en una decisión que compete al partido. Este viernes desvelará qué hará en el comité local del partido, que él mismo ha convocado. Parece descartado el fichaje de un conocido empresario, pero también que Bouza acepte continuar. Él insiste, lo aclarará primero ante los militantes.

El BNG se quedó sin representación en la corporación viveirense cuando en abril del 2016 lo plantaron los tres concejales elegidos en el 2015 bajo sus siglas. Con Gloria Rouco como responsable local, en enero del año pasado eligió a Miriam Bermúdez como segunda. Se apuntó como posible candidata, pero ella misma dejó claro este miércoles que ahora «todo no está no aire, porque está sen decidir» la lista.

Tras abandonar el BNG, Bernardo Fraga ha liderado el grupo de los tres no adscritos en la corporación. No se pronuncia sobre la posibilidad de presentarse encabezando una candidatura independiente, aunque todo indica que lo estaría valorando.

La cuarta formación con representación es Son Viveiro. Consultado su concejal Luis Manuel García, apunta que todavía no han valorado si concurrirán y, de hacerlo, cómo se presentarían.

Distintas fuentes coinciden en que Ciudadanos habría desistido de su intención de estrenarse con candidatura en Viveiro, donde incluso podría haber una de Podemos y las Mareas.

Cuatro posibles candidatos

María Loureiro (PSOE): Alcaldesa desde finales del 2013, tras la muerte de Melchor Roel, lideró la lista socialista en el 2015 y consiguió ocho concejales y 3.856 votos. Asegura que en su partido aún no se decidió, por lo que no confirma nada.

Antonio Bouza (PP): Lideró la lista popular en el 2016 y logró cinco concejales y 2.284 votos. Su partido decide, pero en noviembre el comité local le apoyó a él para repetir. Tampoco desvela que hará hasta comunicarlo al comité local.

Miriam Bermúdez (BNG): A principios del año pasado el BNG la eligió vicerresponsable local. Asegura que la lista la definirá el Bloque. Su respuesta a la pregunta de si será la candidata deja «todo no aire, porque está sen decidir».

Bernardo Fraga: En el 2015 lideró la lista del BNG, que recibió 1.375 votos y logró tres ediles. Un año después plantaron al Bloque y se quedaron las actas. No aclara si continuará, opción que pasaría por una lista independiente.

La abstención rozó el 33 % en el 2015 y seis concejales han dejado sus cargos en este mandato

El escenario político de principios del 2019 en Viveiro es diferente al de las anteriores municipales, las de mayo del 2015. Loureiro encabezaba por primera vez la lista del PSOE, relevando al fallecido Melchor Roel; y Antonio Bouza lideraba la del PP, que durante varios lustros había tenido como puntal a César Aja, quien había sido alcalde 23 años. Se presentaron otras tres candidaturas, la del BNG, Son Viveiro y Gañemos Viveiro. Con una abstención del 33 %, el PSOE obtuvo su mejor resultado (3.856 votos y 8 ediles), el PP cayó (2.284 sufragios y 5 concejales) y el BNG perdió apoyo respecto al 2015 (1.375 votos y 3 ediles). Son Viveiro logró un acta con 543 sufragios y Gañemos no porque se quedó en 248 votos.

Durante el mandato que ahora entra en su recta final han abandonado la corporación 6 de los 17 concejales. El de Son Viveiro fue sustituido en enero del 2016 y en octubre del 2017. Del PP se marchó una en julio del 2016 y el pasado diciembre otra, muy crítica con la Xunta por las riadas que asolaron Xunqueira y Viveiro y, también, con la dirección provincial. En septiembre del 2016 renunció un concejal del PSOE y en julio del año pasado otra, tras ser designada subdelegada del Gobierno en la provincia. Y en junio del 2017 se marchó una del grupo de no adscritos, que fue relevada en septiembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Nadie descubre sus bazas en Viveiro para las elecciones locales de mayo