El lado bueno de un año regular

Resu, Semana Santa, verano, Vuelta a España, Toro, Adrián Ben, Burela FS, Catá, y nuestra pesca

D.G.
Viveiro / La Voz

Que la Semana Santa Internacional de Viveiro o el festival Resurrection Fest sean un éxito no es a estas alturas ninguna novedad. Salvo que falle el tiempo y se sucedan chaparrones, el éxito se da por hecho. No sin trabajo previo, no sin trabajo de años, que conste. Pues sí, también en 2018 fueron un éxito y ambos eventos -Semana Santa y Resurrection Fest- siguen mejorando y creciendo. Son dos citas seguras cada año. Fundamentales. Como el tirón de As Catedrais y este año O Fuciño do Porco, un gran reclamo también.

Fue un año cálido en cuanto al tiempo, un buen verano aunque quizá se esperase más del mes de agosto curiosamente. Pero el turismo en A Mariña, es innegable, está en auge y es uno de los sectores que aún puede dar más.

Triunfó Sabela en OT. Triunfaron nuestros deportistas internacionales: Christian Toro, medallista olímpico, y Adrián Ben, ya más que una promesa del atletismo español. Y siempre está ahí el Burela FS haciendo historia, no solo manteniendo a sus dos equipos en la élite del fútbol sala español, sinó también dando ejemplo a toda España con un convenio laboral pionero, preservando los derechos de sus jugadoras. Ejemplares.

En deportes hay que destacar al deporte base en todas sus facetas; al remo y piragüismo. El atletismo escolar.

En lo cultural sin duda alguna el nuevo museo de Cunqueiro en Mondoñedo será un referente, marcará un antes y un después. Nuestro patrimonio de interés mundial. Nuestra pesca, no hay que olvidar que tanto Burela como Celeiro son referentes internacionales. A Mariña tiene mucho de que presumir y de qué estar satisfecha.

La ampliación del Hospital Público da Mariña

Está sin duda entre lo más destacado del año por su importancia y su repercusión y beneficio para tanta gente, tantos mariñanos: la esperada ampliación del hospital, que este año ha cambiado también de nombre, ahora es el Hospital Público da Mariña.

Resta todavía ejecutar ahora una segunda fase, remodelar una parte del viejo edificio, que se prevé esté concluido en verano.

Desde el Sergas precisaron que con esta ampliación se han logrado mejores y más amplios espacios asistenciales, destinados a la hospitalización de las áreas quirúrgicas.

El año dejó también una importante transformación y reforma en Foz, semipeatonalizando dos de sus avenidas principales. Como suele suceder todos los años, este 2018 se va con sus luces y sus sombras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El lado bueno de un año regular