El romántico impenitente Carlos Nuevo, más libre


Solsticio del invierno 18. A punto para la luna llena. Magnífica exposición de belenes creados por Sito Otero Regal en la galería de la Fontenova. Presentación de mi último libro en la inmortal Mondoñedo. Entre los asistentes, ese gran maestro de las artes plásticas, que siempre lo ha sido, Juan Puchades.

¿He dicho maestro?. Otro muy especial, recibía una agarimosa despedida en su mágico espacio educativo, entre alumnos y compañeros de singladura. Pero no teman. Tal como me recordó hace muy pocos días, en el «chiringuito» de Porto Celeiro, el capitán José Pino: un marino y un médico, nunca se jubilan. Tampoco un profesor. Enseñar, cuidar, curar, navegar, son actividades eternas. Constituyen un mandato del Olimpo, entre tradiciones costumbristas, que se hacen ciencia y artes. Algo así como la práctica del Druismo Celta.

Nuestro amigo Carlos, romántico impenitente, se ha hecho más libre. Ahora podrá dedicar más tiempo a esa sociedad que tanto respeta y a la que devuelve con sus trabajos, lo que tal espacio-tejido social, nos ha dado. La tripulación de sus gentes, el Argos de la amistad, nos llevará a descubrir toda suerte de historias etnográficas que son las raíces de nuestro viejo pueblo gallego, mariñano, Mindoniense.

¿Cuántos alumnos de nuestras parroquias en la antigua Diócesis Britoniense Dumiense, han disfrutado con los conocimientos del maestro, que además tiene el don de la comunicación?. Y es que Carlos pertenece al mundo clásico, aquel que dejó discursos, epístolas, tratados, frases, tertulias y huellas imborrables de su ocupación.

Ahora podremos verlo menos preocupado por esa dimensión física, limitada, que se llama tiempo. Seguirá enseñando, escribiendo, debatiendo, investigando. Pero sin prisas. Sin el corsé del horario. Nuestro Cronista Oficial de la Ciudad por la que nos gusta pasear su Casco Histórico, saldrá ganando. Y es que poder hacer es querer. Y me costa que mi entrañable amigo, podrá dedicar más generosidad a la hermosa dama Cultura.

La historia de Viveiro y sus personajes, tendrán a su paladín, más dispuesto que nunca para llevarlos a esos libros que disfrutarán próximas generaciones de eruditos. En su archivo recuperará documentos inéditos que compartirá con todos los que sentimos el orgullo de una estirpe culta, decente, trabajadora, con vocación de servicio público.

Vicente Míguez Salgueiro, lo llevará de puerto en puerto, tras la senda que dejan personas anónimas portadoras de lo que más agradece Carlos, esa tradición oral o ese periódico amarillento, que cuentan cómo fue la vida en el pasado, antes que el olvido lo entierre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El romántico impenitente Carlos Nuevo, más libre