El velero que salió de Ribadeo para dar la vuelta al mundo cruzó el Atlántico en 21 días

Patroneado por el ribadense Javier Torviso, tardaron 21 días en superar el océano


ribadeo / la voz

De Lanzarote, en las Islas Canarias, a Tórtola, en Puerto Rico, en 21 días tras cruzar el océano Atlántico en un velero. Fueron 3.200 millas de navegación en un barco de 50 pies, el Longimanus, que hace tres de meses salió del muelle de Porcillán, en Ribadeo, con dos tripulantes dispuestos a dar la vuelta al mundo. En ello siguen y cruzar el Atlántico ha sido una etapa más. En ella contaron con la colaboración, como patrón, del ribadense Javier Torviso, que se sumará a otras etapas a lo largo de los dos próximos años, tiempo en el que pretenden -sin prisas, sin más aspiración que disfrutar de la experiencia-, dar la vuelta al globo.

Durante las últimas tres semanas apenas se tuvo noticia de ellos. Llegados a Tórtola, se encontraron con la desagradable sorpresa de que la isla estaba parcialmente devastada, por el efecto aún presente de los últimos huracanes. Tal son aún los daños que estuvieron fondeados en la marina sin posibilidad de entrar a puerto. Entonces tomaron rumbo a Fajardo, en Puerto Rico, donde pudieron reparar una pieza del velero que se había estropeado. De allí zarparon hacia Samaná, en República Dominicana, con día y medio de travesía por delante que esperan completar hoy.

Ahí el Longimanus hará escala durante un tiempo en el Caribe, preparándose para dar el salto al Pacífico cruzando el canal del Panamá, una de las experiencias que quieren saborear en toda su intensidad.

El Longimanus, un velero de algo más de quince metros de eslora, apropiado para navegaciones oceánicas, zarpó de Ribadeo en septiembre, con su propietario Íñigo Urigüen, tras pasar varios meses en Ribadeo preparando el barco, y un médico vasco, Patxi Hormaza.

Bajaron por la costa de Portugal y cruzaron el Estrecho de Gibraltar para hacer escala en Málaga. De allí regresaron a Cádiz para zarpar hasta las Canarias, donde tenían previsto cruzar el Atlántico ya a principios de noviembre. Por las condiciones del tiempo, la salida se retrasó. Ahora, ya están en el Caribe.

La intención de Íñigo era volar periódicamente a España, cuando el barco permanezca amarrado, por ejemplo, en épocas de tormentas. Javier Torviso también regresará ahora. En cambio, Patxi tenía decidido vivir en velero hasta completar la vuelta al mundo. Es, decía, su última aventura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El velero que salió de Ribadeo para dar la vuelta al mundo cruzó el Atlántico en 21 días