«Sorprende que entre los mariñanos de 14 y 15 años haya tanto machismo»

Mulleres en Igualdade de Burela (Bumei) detecta un retroceso en las generaciones más jóvenes a nivel de igualdad


viveiro / la voz

Que el hombre y la mujer no son iguales; que ella debe quedarse en casa cuidando de los hijos, si es que los hay, para que él trabaje fuera y lleve el dinero; que él puede salir cuando quiera y hasta las tantas con amigos y amigas, pero ella solo puede salir a veces y únicamente acompañada por otras mujeres son ideas que a estas alturas del siglo XXI deberían estar más que superadas, pero que, sin embargo, siguen vivas, y especialmente entre la gente joven, como denuncian desde Bumei (Mulleres en Igualdade de Burela). «Sorprende que entre los mariñanos de 14 y 15 años haya tanto machismo», expone la politóloga del colectivo sin ánimo de lucro, Jasone Lorenzo, que tiene 30. «Los estudios demuestran lo que nosotros vemos en el día a día. Mi generación tiene la igualdad más interiorizada, pero la juventud que viene por detrás, chavales que ahora son adolescentes, empiezan a querer esos roles que parecía que estaban eliminados, como que la mujer tiene que vestirse como quiera el hombre», añade, y detalla que las redes sociales tienen mucho que ver. «Y todo eso es muy peligroso porque aumenta la desigualdad y la violencia de género», apunta la presidenta del colectivo, María del Mar Fraga. Hace poco, con motivo del Día contra la violencia de género, Bumei presentó un vídeo en el que se recogen lo que opinan sobre la desigualdad alumnos de Bachillerato, jubilados de A Moncloa, amas de casa que cuidan de sus familias, inmigrantes o trabajadoras de éxito en sus carreras profesionales. «Las conclusiones fueron totalmente contradictorias porque pensábamos que la gente mayor, que fue educada con otros conceptos sobre igualdad, iba a ser más machista y no fue así, y nos sorprendió que algún chaval joven siguiese manteniendo estereotipos de desigualdad», señaló Fraga.

Jasone Lorenzo (politóloga de Bumei): «Las aspas del wasap o la hora de la última conexión están incidiendo para mal en la juventud»

Para la politóloga de Bumei Jasone Lorenzo, las redes sociales están favoreciendo un aumento de la desigualdad, aunque a priori pueda parecer lo contrario. «Se está viendo que las aspas del wasap [confirman la lectura de mensajes] o la hora de la última conexión están incidiendo para mal en la juventud», comenta la especialista, que imparte en el IES María Sarmiento de Viveiro el curso Competencias clave dos, al que acude un variado grupo de alumnos payos y gitanos en riesgo de exclusión social, con edades comprendidas entre los 18 y los más de 50 años. Está financiado por el Fondo Social Europeo a través de la Consellería de Política Social, y uno de sus temas centrales es fomentar la igualdad de género para prevenir la violencia.

-¿Qué explican en estos curso?

-Depende del origen de la población con la que tratemos. Aunque hay excepciones porque hay algunos más europeístas, los marroquíes, por ejemplo, tienen el hándicap de su cultura, que es más machista. La mujer tiene que hacer su trabajo en casa o pedir permiso para salir. Y partiendo de esa base, empezamos a desmitificar esas creencias.

En el 2018 más de 440 lucenses han sido asistidos o participado en cursos de Bumei

En el 2018, más de 440 personas de la provincia de Lugo han sido usuarias de Mulleres en Igualdade de Burela (Bumei). De ellas, 260 han participado en cursos formativos de inserción socio-laboral por estar en riesgo de exclusión; 110 son mujeres de Burela, Barreiros, Alfoz, O Valadouro o Viveiro que también han asistido a actividades formativas impulsadas por la Secretaría Xeral de Igualdade. Y en el programa de atención directa a víctimas, Bumei ha ayudado a 80 mujeres, aunque algunas son familiares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Sorprende que entre los mariñanos de 14 y 15 años haya tanto machismo»