«Entró en la confitería diciendo, ¡me apuñalaron, me apuñalaron!»

Conmoción en Ribadeo por el asalto a un camarero cuando abría a primera hora un céntrico bar


ribadeo / la voz

Guardia Civil y Policía municipal buscaron ayer sin éxito al autor de un inusual suceso en Ribadeo, que por fortuna se saldó con solo una persona herida tras recibir un fuerte golpe en la cabeza y una herida con un arma blanca en un muslo. Ocurrió sobre las nueve de la mañana. La víctima fue A.A.L.M., de 30 años de edad, camarero de un bar situado en la céntrica calle San Roque en el que trabaja desde hace poco más de un mes. Como acostumbra a hacer, tras desayunar en la confitería La Alianza acudió a abrir el establecimiento. Cerró la puerta sin pasar la llave, momento en que se asomó el agresor, al parecer con la disculpa de preguntar si tenía tabaco a la venta. El camarero le explicó que de momento el bar estaba cerrado y cuando se giró, al parecer para seguir con su rutina de coger las mesas y sillas para colocar la terraza, sin mediar más palabra recibió un fuerte golpe en la cabeza y acto seguido un corte en el muslo.

Entonces huyó hacia La Alianza, para pedir ayuda, donde se encontraba Inés Barrio, camarera de la confitería, con quien había estado desayunando: «Entró nervioso, diciendo, ¡me apuñalaron, me apuñalaron! Como él es un chico que siempre está con bromas no me lo podía creer, porque acaba de estar aquí, habían pasado solo dos minutos. Traía la mano en la pierna y cuando la sacó vi la herida, pequeña pero profunda. El susto fue tremendo».

En ese momento, A.A.L.M. le pidió que fuese al bar, porque había dejado las llaves dentro, pero por el riesgo evidente, Inés Barrio optó por llamar a la Policía local y a Urgencias Médicas: «Los primeros en llegar fueron los agentes de la policía. Nos preguntaron si el agresor estaba dentro y les dijimos que no lo sabíamos. Fueron y ya no estaba». En esos instantes se pudo perpetrar el robo, que sería el móvil de la agresión.

El camarero herido fue trasladado al centro de salud de Ribadeo, donde le cosieron la herida en la pierna. «El golpe en la cabeza también fue bueno. El tiempo que estuvimos esperando a la ambulancia y a la policía le hinchó mucho», comentaba ayer por la tarde Inés Barrio, repuesta ya del enorme susto.

Después fue trasladado al hospital de Burela, para valorar el golpe sufrido cerca de la sien. Al mediodía fue dado de alta y regresó a Ribadeo.

Según le explicó en un primer momento a la policía, no pudo identificar al autor de la agresión. Sí apuntó que vestía una cazadora con cuello de borreguito, que hablaba castellano y llevaba una braga de cuello. Ante la escasa información disponible, las tareas para identificar al autor de la agresión no dieron éxito, aunque la investigación sigue abierta.

La noticia provocó expectación en Ribadeo, por ser un local muy conocido y por las circunstancias de la agresión, así como la hora en la que se produjo, a plena luz del día y en una zona céntrica.

Hubo un único agresor, cuya identidad se ignora, que llevaba oculto parte del rostro

La víctima fue atendida en el centro de salud, donde le suturaron el corte, y en el hospital

Suárez: «Un ladrón, un tolo, un descelebrado, emprendeuna cun rapaz de aquí»

Fernando Suárez, alcalde de Ribadeo, condenó la agresión al camarero, hablando de «un atraco, que ademais tivo lugar con arma branca, no que un ladrón, un tolo, un descerebrado, unha mala persoa en definitiva, emprendeuna cun rapaz, de aquí, de Ribadeo, cun traballador que cando ía entrar no seu lugar de traballo, nun bar, que estaba aínda pechado, arremeteu contra el, deulle un golpe e chantoulle un obxecto punzante nunha perna, o cal lle provocou unha serie de puntos de sutura».

«Afortunadamente a persoa está ben. Pero desde o Concello de Ribadeo o primeiro que queremos facer é condenar estes feitos, desde logo. Eu sei que tanto a Policía Local como a Garda Civil estiveron e están pescudando para dar co paradoiro desta mala persoa que cometeu ese acto salvaxe. Confío e desexo que, coma sempre, os malos acaban caendo e espero que dentro de pouco se dea conta desa persoa que fixo esa burrada», añadió Fernando Suárez.

Y concluyó: «E quero darlle ánimos desde aquí a este rapaz veciño de Ribadeo para que se recupere canto antes. Que sabia que ten o noso apoio, tanto de todo o Concello, como institución, como de todo o concello de Ribadeo, como pobo», apuntó Fernando Suárez, que dado el impacto de la noticia, decidió pronunciarse públicamente a través de su gabinete de prensa sobre un acto delictivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Entró en la confitería diciendo, ¡me apuñalaron, me apuñalaron!»