Ni la limpieza de los ríos evitaría las inundaciones de Viveiro, según la Xunta

Infraestruturas las atribuye a «choivas que só poden pasar unha vez cada 500 anos»

;
«Choivas que só poden pasar unha vez en 500 anos» La conselleira Ethel Vázquez atribuye las riadas de Viveiro a un fenómeno atmosférico

viveiro / la voz

Tres días después de la noche en la que una inesperada tromba de agua anegó Viveiro, las autoridades y los vecinos continúan buscando explicaciones a las riadas. Devastaron casas y arrastraron vehículos en Xunqueira, donde una octogenaria falleció ahogada en su casa, e inundaron comercios en la parte baja del centro ciudad, que amaneció convertida en un barrizal. «Non se evitarían por unha maior limpeza do río porque non había obstáculos» y, en cualquier caso, los 80 litros por metro cuadrado en menos de dos horas «non se desaugarían polas minipontes que hai no treito urbano do río, nin en condicións normais, sen maleza», sostiene Ethel Vázquez, consellería de Infraestruturas que ayer recorrió la zona cero, en una visita de urgencia.

Acompañada de la alcaldesa, de concejales y del delegado territorial de la Xunta, Ethel Vázquez invocó informes técnicos de Augas de Galicia para desmentir la opinión mayoritaria de los vecinos, que achacan buena parte de lo ocurrido a la falta de limpieza de los ríos, que dicen haber pedido repetidamente. Según la conselleira, «a orixe principal» de las riadas fue un fenómeno meteorológico imprevisto y detectado al iniciarse, porque «ten a probabilidade de pasar unha vez en 500 anos, situación case imposible que poida acontecer». Lluvias «case torrenciais, con 14 litros por metro cadrado en tan só 10 minutos», cayeron sobre «unha conca extraordinaria, con pendente moi acusada, coas vivendas moi preto do leito».

Desde Infraestruturas confirman que las riadas comenzaron a gestarse en la cima del Penedo do Galo. Intensas lluvias arrancaron eucaliptos en el entorno del nacimiento del río y, mezclados con barro, circularon por el Xunqueira, embolsándose todo en una zona con un muro. Cuando colapsó, descendió monte abajo. Con restos arbóreos y árboles arrancados del entorno del río que arrastraba esa primera riada, se formaron nuevas represas. Se repitieron, sucesivamente, cada vez con más volumen, fuerza y más velocidad. Y en Fontecova, la explosión final de toneladas de barro, agua, troncos y ramas que se llevaron por delante coches y devastaron casas a pie del río en Xunqueira y otras del entorno, el convento...

«Sacar unha lección do sucedido e pensar nos riscos de inundacións»

La regidora viveirense María Loureiro agradeció la visita de la conselleira de Infraestruturas, así como «a unidade e cooperación das institucións para traballar todos xuntos polos veciños, que son o primeiro».

Ethel Vázquez, cuya consellería acaba de asumir Augas de Galicia, incidió ayer en Viveiro en que la Xunta «dende o primeiro momento» envió personal de diferentes departamentos para «atender en primeiro lugar aos afectados».

Ahora que va asentándose la normalidad, menos en las casas más dañadas de Xunqueira, Vázquez aboga por «tomar nota, sacar unha lección do sucedido e, tendo presente que estamos ante un evidente cambio climático, poñernos a disposición do Concello e pensar en medidas de futuro nun área de risco potencial de inundación».

No se refiere solo a Xunqueira, sino también a otros riachuelos, como el Trasposta que rompió en Ponte Labrada, el de Naín o el de Nogueiras. «Todos debemos de colaborar para que non volva a acontecer», subrayó Ethel Vázquez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni la limpieza de los ríos evitaría las inundaciones de Viveiro, según la Xunta