Tres ribadenses, de mozos de bodega a dueños de almacenes y restaurantes en Cuba

Francisco Redondas y Agustín Gutiérrez emigraron siendo menores de edad, y Álvaro Rodríguez lo hizo con 19 años


Memoria de mariñáns

Nat King Cole inmortalizó al bodeguero ?«toma chocolate, paga lo que debes»- y otros músicos perpetuaron al cantinero de Cuba, el que bebía aguardiente para olvidar un pasado que no se puede olvidar. Y es que si hay un paradigma de inmigrante en el imaginario cubano son ellos, tipos que se representan medio ignorantes, astutos y simples a la vez, vestidos con boina y alpargata, tacaños, poco aseados, con afición desmedida a las mulatas, acento peculiar y un lápiz en la oreja para anotar lo fiado.

La mayoría de las bodegas de La Habana eran de gallegos. Y la peripecia de tres de Ribadeo -Francisco Redondas Alonso (Arante, 1876), Alvaro Rodríguez Salvatierra (Vilaousende, 1901) y Agustín Gutiérrez Prieto (Noceda-A Devesa, 1911)-, que recogió Monge Muley, revela los sacrificios efectuados para lograr lo que buscaban: progresar y ganar un futuro mejor.

Los tres marcharon muy jóvenes -a los 16 años Redondas, a los 19 Salvatierra y a los 15 Gutiérrez- reclutados por redes familiares o vecinales para trabajar en una bodega o tienda de comestibles que tambien era centro de reunión y tertulia. El trabajo era a destajo, de 5 de la mañana a 11 de la noche con parada para almuerzo y siesta, y descanso sólo los domingos por la tarde. Y los tres pasaron de aprendices a dependientes, luego a apoderados y, por fin, la meta de ser gerentes. Y los tres se casaron tarde: no había tiempo para el ocio, la vida era trabajar y ahorrar para enviar dinero a los padres primero y luego independizarse.

De Arante, Vilaousende y A Devesa

Francisco Redondas llegó en 1892 a Cienfuegos. Estuvo tres años en una bodega y, en plena lucha independentista, se inscribió en la Compañía de Artillería de Cienfuegos donde fue sargento. Los contactos y apoyos recibidos le permitieron abrir en 1899 un almacén y comercio de víveres al por mayor. Se casó en 1912 con la cubana Inés Rodríguez Galbán y tuvo tres hijos: José Antonio, Inés y Francisca Blanca que se casó con el doctor Lorenzo Frau Marsal Barbarrosa. Redondas logró una buena posición y en 1920 viajó a Ribadeo con su familia para volver a Cuba siete años después y vivir de rentas. Fue presidente de honor del Casino Español de Cienfuegos.

Rodríguez Salvatierra, por su parte, emigró en 1920. Fue dependiente de la bodega La Cruz Blanca y del almacén El Aguila. Luego trabajó en la fábrica de ropa El Gallo, abrió una tintorería propia, La Flota Blanca, y en 1944 la bodega-cantina La Moderna en la que se jubiló. Contrajo matrimonio con la cubana Ana Benigna Rodríguez y fue secretario de Naturales de Ribadeo en Cuba.

Y Agustín Gutiérrez, que arribó a Cuba en 1926, pasó años en una bodega de Marianao y fue dependiente del Café Colón. En 1940 entró en la sociedad propietaria del café Luyanó Moderno y cuatro años después se asoció con el gallego Jesús Martín para comprar el restaurante La Puerta del Sol. Se casó a los 40 años con la cubana Olga Salcedo Castillo y siempre fue socio del Círculo Habanero de A Devesa.

Ginés Méndez, de Barreiros, se asoció con tres hermanos y un primo para explotar cafés-cantina

La estancia de Ginés Méndez Novo (Celeiro de Mariñaos, Barreiros, 1907) en Cuba se basó en el apoyo familiar, el duro trabajo y la iniciativa empresarial. Llegó a Cuba con 17 años y su primer empleo fue en la bodega Estrella de Cuba, propiedad de su primo Carlos Novo. A partir de ahí, bregó en distintas bodegas hasta que en 1933 reunió unos pequeños ahorros que le permitieron abrir una lechería en El Vedado. Le fue bien y se asoció con sus hermanos Antonio y Ramón para explotar otra lechería y un puesto de frutas. En 1936 vendió el puesto de frutas y unió las dos lecherías al tiempo que estableció otra tienda, una heladería, con su cuñado Ramón Palmeiro, que pronto cerraron para abrir en el mismo local una tienda de víveres y frutas llamada La Placita.

Tres años después, Ginés vendió su parte a su cuñado y puso por su cuenta otro negocio similar, La Palma, que convirtió en 1947 en un café-cantina en el que empleó a su hermano Manuel. Su espíritu emprendedor hizo que un año después comprara, esta vez en sociedad con su primo Carlos Novo, el café-cantina Mi Bohío en el que su primo actuaba en el dia a dia como encargado general.

Aún abrió el barreirense otra heladería en El Vedado en 1949. Pero pronto la vendió para dedicarse, durante los años 50, a sus negocios de hostelería y restauración que le permitieron poseer una casa en el Country Club y un piso en la calle 26 de El Vedado.

Ginés Méndez se casó en 1941 con Teresa Pérez Alfonso, tuvo un hijo llamado Alfredo Víctor, y se nacionalizó cubano en 1951. Fue socio del Centro Gallego, de la Sociedad Naturales de Ortigueira y de la asociación de Comerciantes e Industriales del Vedado.

Eusebio Cal, de Viveiro, compró el aeroclub de Camaguey y combinó la hostelería con un salón de baile

Eusebio Cal de Ben y Colmenares nació en Galdo (Viveiro) en 1894. Su padre, Francisco, era de esa parroquia y su madre, Modesta, de Meira. Llegó a Cuba en 1920 a través de un vecino: fue contratado por un año en el almacén de peletería y calzado que Vicente Abadín (Galdo 1878) tenía en la céntrica y comercial calle de San Rafael número 7. Abadín fue un comerciante de éxito en Cuba y uno de los más destacados filántropos de A Mariña pues donó la escuela de Vieiro y la traída de aguas a Viveiro.

Al concluir el contrato, Eusebio Cal se empleó en la tienda La Reina, también propiedad de Abadín, durante otro año y luego se trasladó a Camaguey donde trabajó, durante seis años, en la peletería y talabartería Cabadita. En 1932 se estableció por su cuenta y abrió una bodega llamada La Balanza en la calle de la Independencia. El negocio le iba bien y lo amplió con dos locales contiguos: en un lado puso un salón familiar para helados y refrescos con el nombre de Parque Bar y, en el otro, un local de dulcería y panadería llamado Roxy.

Su oferta diversificada consolidó su posición económica y le permitió comprar en 1946 un local frente al campo de aviación Ignacio Agramonte, de Camaguey, que se llamaba Aero Club y disponía de terraza al aire libre, pista de baile, bar y restaurante con cabida para 500 personas.

Cal de Ben y Colmenares tuvo un gran reconocimiento social en Camaguey y fue elegido para la junta directiva de la Colonia Española y de la sociedad Caballeros de Colón. Al tiempo, fue socio del Centro Gallego y de Vivero y su Comarca de La Habana y de la Cámara de Comercio, la Liga Agraria y la sociedad de Representantes Comerciales de Camaguey.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tres ribadenses, de mozos de bodega a dueños de almacenes y restaurantes en Cuba