Las cuentas claras de las residencias de ancianos de Ribadeo y Trabada

Aunque Diputación y Concellos apuran los trámites, aún quedan muchas cuestiones por resolver


ribadeo / la voz

¿Qué personal y que gastos anuales tendrán las residencias?

La Diputación externalizará los servicios de atención directa de gerocultores, el de limpieza y lavandería y el de restauración. En el caso de Trabada, en el convenio se estima que costará 587.754 euros anuales, mientras que en Ribadeo ascenderá a 619.380 euros. Además, la Diputación aportará el siguiente personal: un responsable del centro, un administrativo y un equipo interdisciplinar formado por un psicólogo, un fisioterapeuta, un oficial de servicios múltiples y personal de enfermería, terapia ocupacional/animación y arquitectura técnica. Para cada centro se estima que supondrá un coste anual de 123.796 euros. El resto de gastos previstos en los convenios son de suministros, compras y otros, que realizará directamente la Diputación y que en el caso de la residencia de Trabada se estiman en 94.059 euros y en el de Ribadeo en 98. 772. Con estos datos, el presupuestos de gastos anuales del asilo de Trabada se cifran en 805.601 euros y el de Ribadeo en 841.948 euros.

¿Pagará todo la Diputación?

No. Los convenios son muy favorables para los concellos. En eso coinciden todas las fuentes consultadas, ya que la Diputación aportará lo preciso para que cualquier persona, con independencia de su pensión, pueda entrar en las residencias. Pero pondrá mucho menos de los 800.000 euros anunciados para casa asilo. Es así porque en esa cantidad no está descontando lo que pagarán los residentes del asilo y del centro de día. Tampoco lo que pondrán los concellos. Hechos los cálculos, se estima que en una predicción de ingresos moderada o baja, la Diputación tendría que poner entre 100.000 y 200.000 euros anuales para sostener cada centro. La pensión media de Ribadeo en 2016 fue de 855 euros, pero para realizar el cálculo «prudente» de ingresos se tomó como base la media en Galicia, que fue de 754 euros, con lo que con una ocupación completa para el asilo y el centro de día resultan unos ingresos de 351.456 euros. Pero este dato tampoco se ajusta a lo que ocurrirá, ya que no se incluye el cómputo del patrimonio personal de los residentes, que será uno de los parámetros para calcular lo que pagarán, además de una parte de la pensión. Por otro lado, en la estimación de gastos sí se incluyen servicios que ?así se dice en el convenio, sin especificar cuáles? no se darán en una fase inicial de apertura de los asilos.

¿Cuánto tendrán que pagar los residentes?

No habrá tarifas estándar. Tanto en Ribadeo como en Trabada cada uno de los 48 residentes pagará un precio distinta, que se calculará atendiendo a diferentes baremos y a la situación personal de cada uno. El punto de partida será la cantidad que se estima que cuesta cada plaza. La referencia son dos cifras: 1.080 y 1.390 euros, según el grado de dependencia de los residentes. A partir de aquí hay que calcular lo que debe pagar cada uno, garantizándole conservar un mínimo vital de las pensiones. Esta cantidad también depende de lo que cobre cada uno. Por ejemplo, para una pensión de 800 euros, conservaría 136 euros y aportaría 664 para financiar su plaza en el asilo. Si la pensión es de 1.400 euros, el mínimo vital sería de 196 y lo que aportaría prácticamente llegaría para sufragar la plaza. Si la pensión es de 600 euros, el mínimo vital, el dinero que conservaría el residente, sería de 132 euros.

Con estas cantidades hay que hacer otro cálculo, de las rentas de capital y patrimonio de cada persona, desde ingresos por alquileres a cuentas bancarias. También se aplican unos coeficientes, de modo que si el patrimonio fuese de 20.000 euros, el usuario tendría que aportar cien euros más al mes para sufragar el coste de su plaza. Si el patrimonio fuese de 30.000 euros, serían 175 euros al mes (2.100 euros en total), y si fuese de 60.000 euros, 500 euros mensuales (6.000 al año). Así las cosas, podrá haber quien llegue a pagar el coste total de la plaza, los 1.390 euros.

Hechas estas aportaciones, si un usuario no alcanza a sufragar su plaza, siempre conservara el mínimo vital, y será básicamente la Diputación, y los Concellos en mucha menor medida, quienes pondrán el dinero que falta.

¿Quién tendrá prioridad para entrar?

Puntuará ser residente en el municipio. Y a partir de ahí, cuanto más próximo sea más puntuará.

¿Cuándo abrirán?

La primera en hacerlo será Trabada. La alcaldesa, Mayra García, estima que podría ser en enero, pero parece complicado dados los trámites aún pendientes. Aún queda seleccionar el personal, licitar y adjudicar los servicios que se externalizarán, abrir las listas, decidir quién entra y poner a andar las residencias, además de otras cuestiones menores. En el caso de Ribadeo se demorará más porque le falta el PIA, el permiso de inicio de actividad que debe otorgar la Xunta. En cualquier caso, la residencia de Trabada, salvo sorpresa mayúscula, abrirá antes de las elecciones municipales de mayo. La de Ribadeo está por ver.

Las nuevas residencias de ancianos de Ribadeo (48 plazas) y Trabada (30) y centros de día están concluidas y equipadas, mientras se siguen dando pasos para su apertura. El último fue, hace unos días, el acuerdo de la Junta de Gobierno de la Diputación de aprobar el convenio específico a firmar con los concellos de Ribadeo y Trabada para su puesta en marcha. La Diputación jugó y jugará un papel fundamental en estos asilos y centros de día. Lo hizo financiando la construcción y equipamiento y lo hará garantizando plazas asequibles para los usuarios. Pero entre tantos trámites es lógico perderse. Los vecinos se preguntan: ¿cuándo abrirán?, ¿cuánto costarán las plazas’?, ¿quién seleccionará al personal?

La aportación de

la Diputación es clave para que las rentas más bajas puedan acceder

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las cuentas claras de las residencias de ancianos de Ribadeo y Trabada