Un promotor de Barreiros: «Con este lío, ibas al banco y no te daban ni los buenos días»

Desfile de constructores de A Mariña ayer en el Penal de Lugo para declarar como testigos de la defensa en el juicio por el urbanismo


lugo, viveiro / la voz

El próximo miércoles, tras la declaración de un testigo y la lectura de conclusiones, quedará visto para sentencia el juicio al alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente, cinco ediles que formaban parte de la junta de gobierno en 2006 y la arquitecta municipal por la concesión de 45 licencias de obras en dicho año. Las declaraciones de los acusados y de los testigos fueron pinceladas que han compuesto un paisaje político, económico y administrativo como para que muchos ciudadanos sientan muy resbaladizo el suelo sobre el que pisan. Uno de los empresarios declaró que hubo un momento en que «con todo este lío, ibas al banco y no te daban ni los buenos días, y una obra, sin dinero no se hace».

En el plano político, las declaraciones de los miembros del gobierno de Barreiros en el año en que fueron concedidas las licencias de edificación resultan cuando menos desasosegantes en cuanto al aparente desconocimiento de los asuntos que gestionaban. Tanto es así que la abogada que representa a la acusación particular, en declaraciones a los medios, llegó a decir que el alcalde «según contestó a las preguntas, no sé cuál era su función», hasta el punto de que parecía, más que un alcalde, «un señor que va por allí y no sabe muy bien lo que hace si deja que los funcionarios manden en el Ayuntamiento».

Ninguno de los ediles recuerda la reunión informal que, según la entonces secretaria del Concello, se celebró en enero de 2006, unos días antes de conceder la primera licencia. La funcionaria afirmó que en esa reunión, de la que no hubo acta por ser informal, dio a conocer a los ediles que ya era operativa la división entre suelo urbano consolidado y no consolidado, y que, por tanto, antes de conceder una licencia había que determinar de qué tipo era. No hacerlo, podía dar lugar a prevaricación. Ayer declaró el que fue fontanero municipal durante 44 años. La secretaria manifestó el miércoles que en una parte de esa reunión estuvo el fontanero del Concello, en relación, según parece, con las necesidades que en cuanto al abastecimiento de agua pudiesen plantear los nuevos desarrollos urbanísticos. El fontanero aseguró y reiteró: «No me acuerdo de nada de esto, nunca he ido a esto». También: «Yo de reunión no me acuerdo de ninguna». Y se preguntó cómo iba a saber él si el abastecimiento sería suficiente una vez hechas las nuevas construcciones.

Uno de los constructores, para resaltar el papel de la secretaria, aseguró que los promotores de A Mariña se conocían haciendo cola para entrar en su despacho.

Por vía penal

En algún caso, hubo afirmaciones sobre los informes de la secretaria municipal cuando menos llamativas; de hecho, alguna de ellas despertó el interés del juez. Uno de los empresarios aseguró que cuando preguntó cómo eran los informes para su promoción, se le dijo que favorables; sin embargo cuando pidió una certificación, a efectos del préstamo bancario, se encontró que era desfavorable.

Por los informes hubo una denuncia por vía penal contra la secretaria y otros. La denuncia es por falsedad en documento público y cohecho. Otro de los empresarios abundó en este asunto.

Cuando ayer se suspendió la vista hasta el próximo miércoles a las 9 de la mañana, habían desfilado por la sala de vistas del Penal 2 ocho representantes de empresas que promovieron urbanizaciones en Barreiros en los días en los que se concedieron las licencias que dieron pie al juicio. Hubo general coincidencia en que los terrenos en los que intervinieron tenían todos los servicios necesarios; de hecho, hubo levantamiento de actas notariales para acreditarlo. En el caso de un empresario, uno de los desarrollos se llevó a cabo sobre suelo urbano no consolidado, con la debida tramitación para su desarrollo; según dijo, fue el primero de este tipo en A Mariña. De las declaraciones de los empresarios se infiere que, sin obras de gran calado desde el 2006, el abastecimiento de agua funciona sin mayores problemas en el municipio.

Otro aspecto relevante puesto de manifiesto en las declaraciones de ayer, es el sorprendente cambio de actitud, al menos a tenor de cómo fue descrito, de la empresa suministradora de energía eléctrica. Hubo un momento en el que, según varios testimonios, pretendía cobrar «cantidades escandalosas» a los promotores. Finalmente, a base de reclamación y de información de una subvención recibida por la empresa, acabó por contentarse con cobrar el importe de las tasas convencionales.

Un promotor manifestó que se conocían haciendo cola en el despacho de la secretaria

Acusaron a la compañía eléctrica de querer cobrar «cantidades escandalosas»

Desfile de constructores de A Mariña declarando como testigos

En la jornada de ayer en el juzgado de lo penal número 2 prestaron declaración los testigos de la defensa. Por la sala lucense pasó un buen número de constructores de A Mariña, que ejecutaron y aún tienen obras en Barreiros. Así, testificaron Teodoro Moreda, Saturnino Díaz, Rubén Vilela, Gervasio Cao, Xabier Díaz, Javier Rodríguez Pérez, Manuel Villamarín y José Antonio Castro Álvarez. Algunos de ellos eran titulares de empresas ya desaparecidas.

De las declaraciones de algunos de los promotores de edificación en Barreiros en la sala de vistas del Penal 2 no sale muy bien parada la Administración autonómica. Así, algunos promotores incidieron en que la intervención de la Xunta en el urbanismo de Barreiros y las normas provisionales que impuso fueron después anuladas por sentencia del Tribunal Supremo, por un error de forma. En la sala también se recordó que la Xunta se implicó para subvencionar la dotación de servicios en Barreiros (un plan que no ha llegado a desarrollarse) con la condición de que los promotores renunciasen a reclamar en los juzgados indemnizaciones por no haber podido ejecutar sus obras.

La acusación particular la ejerce el colectivo Adega, a través de la abogada Montserrat Calvo. Ayer, en declaraciones a Efe, opinó: «Lo que ha quedado claro es que malla urbana no había ni hay en Barreiros. Alrededor de esas construcciones sigue habiendo lo que había, viviendas unifamiliares, de aldea. Las infraestructuras están ejecutadas en el frente de las parcelas, pero no hay aceras».

El miércoles prestará declaración un testigo y seguidamente acusaciones y defensas leerán sus conclusiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Un promotor de Barreiros: «Con este lío, ibas al banco y no te daban ni los buenos días»