Paz, Cobelo, Baltar y la sociedad de Riobarba que recaudó fondos para la República

Fue fundada en los años 20, impulsada por Vicente Paz Infante, que estuvo en Cuba y Argentina


Nunca, ni en las verdes ni en las maduras, dejaron de ser amigos. Y tampoco cayeron en la soberbia de olvidar que no eran nadie más que tres muchachos de Riobarba (hoy O Vicedo) que emigraran en busca de un futuro mejor. De esa lealtad a sus orígenes vino lo demás: eran republicanos, socialistas, comprometidos con su tiempo y su gente y con la sociedad Residentes del Municipio de Riobarba que fundaron en Argentina.

Esta asociación de emigrantes fue una de las que se posicionó a favor de la República cuando un sector del Ejército, al mando de Franco, se levantó en armas contra el gobierno legítimo. Y una de las ocho que recaudaron fondos para el Frente Popular.

Detrás de esa iniciativa estaban ellos, que compartían edad, infancia, amistad y militancia: Vicente Paz Infante, José Cobelo Gómez y Alfredo Baltar Gómez. Los dos últimos nacieron en Riobarba en 1900 y el primero cuatro años antes. Y los tres murieron en Buenos Aires: Baltar a los 90 años, Cobelo a los 73 y Paz Infante, fundador de la sociedad emigrante, a los 42.

La guerra civil supuso una conmoción en la colectividad gallega y una división entre sus sociedades. Según el profesor Hernán M. Díaz, la mayoría de ellas fueron leales a la República pero algunas, como el Centro Asturiano o el Lucense, se inclinaron por el llamado bando nacional.

Fondos para el Frente Popular

Sólo ocho entidades -la Unión Provincial Orensana y las sociedades de Boiro, Nogueira de Ramuín, Gomesende, Silleda, Quiroga, Cospeito y la Sociedad de Residentes del Municipio de Riobarba- se convirtieron en centros de recaudación para remitir fondos al Frente Popular Español.

La de Riobarba había sido fundada en los años 20 bajo el impulso de Paz Infante que, antes de ir a la Argentina, había estado en Cuba. Allí fue secretario general del Sindicato de la Industria del Café y la dictadura de García Menocal lo extraditó a España por sus actividades subversivas. Estuvo poco tiempo repatriado pues se marchó a Uruguay y luego a Argentina.

En el país austral se afilió a la Sociedad Vivariense pero, tras discrepar con las posturas caciquiles de alguno de sus líderes, fundó la Sociedad de Riobarba en cuya dirección estuvo hasta su muerte en 1938. Paz era también afiliado al Centro de Socialistas Españoles y al Centro Republicano Español y miembro y secretario general de la Ejecutiva de la Federación de Sociedades Gallegas (FSG) en 1928.

Su posición política siempre fue socialista y marxista, a la izquierda del PSOE. Y combatió el ideario nacionalista a pesar de su amistad con el sadense Suárez Picallo, luego diputado en Cortes. Murió en 1938 por una apendicitis mal operada. Pero su vieja y sólida amistad con Cobelo y Baltar hizo que éstos fueran continuadores de su actividad tanto en la sociedad de Riobarba como en la propia FSG.

martinfvizoso@gmail.com

Socialista y no galleguista pero amigo de Castelao

José Cobelo también nació en Riobarba en 1900. Y también militó en las sociedades de Viveiro, Riobarba, Agrupación de Socialistas y Centro Republicano Español. Como Paz, se enfrentó con los comunistas y con el sector galleguista de la Federación de Sociedades Gallegas (FSG).

En esta entidad fue uno de sus referentes y miembro del comité de redacción de la revista Acción Gallega. Al instaurarse en España la 2ª República el 14 de abril de 1931, Cobelo viajó a Galicia para informar a la publicación y a la federación, según el libro que sobre ella escribió el citado Hernán M. Díaz. Tras la guerra, figuró en la lista electoral de Alonso Ríos en la FSG más por su moderación que por su galleguismo. En la revista Galicia, fue responsable de Internacional, subdirector y director en 1949.

Cobelo murió en 1973

Murió en 1973 y la FSG le dedicó una necrológica en la que lo definía «republicano moderado, enemigo acérrimo de todo extremismo, no muy afecto al sentimiento galleguista. Se autotituló siempre socialista de la fracción de Indalecio Prieto».

Alfredo Baltar (As Negradas 1900), por su parte, estuvo emigrado en Cuba hasta 1927 y fue militante y dirigente del Sindicato de Dependientes del Café. Llegó a Buenos Aires en 1930, militó en las sociedades de Riobarba, Ponteareas, Salvaterra do Miño y Amigos de la Cooperación y dirigió las revistas Acción Gallega y Progreso.

Durante 40 años trabajó como agente de seguros y representó al gremio en la Confederación General de Trabajadores (CGT) argentina. Ocupó varios cargos en el Centro Gallego y fue secretario general de la FSG en 1940. En ese tiempo, fue el encargado de recibir a Castelao a su llegada a la Argentina y, aún no siendo nacionalista, mantuvo con él una fuerte y larga relación personal. En los períodos 1940-1960 y 1971-1973 fue director de Galicia donde escribía con el seudónimo León Rojo.

En los últimos años de su vida apoyó y colaboró con Raúl Alfonsín, el presidente de Argentina oriundo de Ribadumia (Pontevedra).

Hijos de O Vicedo se asoció con la Casa de Asturias pero rechazó integrarse en la sociedad vicedense

La sociedad de Riobarba sufrió las críticas del nacionalismo. En una nota de Céltiga el 10 de agosto de 1929, el redactor informa de un importante festival de la asociación pero critica a sus dirigentes: «¡Lástima que en este programa no despunte por lado alguno el carácter ‘gallego’ de la entidad organizadora!. ¿O es que todos sus socios se ‘esquencieron’ ya de su origen?»

Otra revista, Vida Gallega, da cuenta en diciembre de 1930 de la elección de nueva directiva. La formaban Manuel Galdo, secretario general; Manuel Riveira, secretario; José Cobelo, secretario de actas; José Pérez Paz, tesorero; Miguel Fernández, bibliotecario; y como vocales, Francisco Vale, Paz Infante, Manuel Dapena, Modesto Ferreiro Santodomingo y Francisco Iglesias. Como suplentes, Vicente Pena, Fidel Mora, Manuel Fernández y Constantino Lamelas. Y como revisores de cuentas Modesto Ferreiro, Veremundo Fernández y Alfredo Baltar.

En octubre de ese año, nació la sociedad Hijos del Vicedo. En 1938 rechazó incorporarse al Centro Viveirense, por pretender éste la absorción, aunque sí se asoció, en cambio, con la Casa de Asturias. Y el 3 de junio de 1939 no quiso integrarse en la sociedad de Riobarba por malas relaciones con ella a causa de comentarios despectivos de la revista de la FSG. Al final, Hijos de O Vicedo se incorporó al Centro Lucense en 1943.

El Ayuntamiento de Riobarba se había creado en 1840 a partir de la división provincial de Javier de Burgos bajo la regencia de María Cristina. Funcionó hasta 1952 en que una circular del Gobernador Civil de Lugo cambió la capital municipal y el nombre del Concello de Riobarba por el de O Vicedo, lugar de San Estebo do Val.

«Vida Gallega» informó en 1930 de la elección de una nueva directiva

de la sociedad

El Ayuntamiento

de Riobarba se había creado en 1840 y funcionó hasta el año 1952

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Paz, Cobelo, Baltar y la sociedad de Riobarba que recaudó fondos para la República