El acceso a la playa de As Catedrais, libre y sin vigilancia desde hoy

Las medidas de seguridad definitivas tras la muerte de una joven siguen pendientes


RIBADEO / LA VOZ

Desde hoy, para acceder a la playa de As Catedrais, en Ribadeo, ya no es preciso sacar la entrada gratuita de la Xunta. Durante tres meses, desde el 1 de julio hasta ayer, 30 de septiembre, hubo un cupo máximo de 4.812 personas al día, que era controlado por vigilantes a pie de playa, que también se encargaban de impedir que alguien se asomase a los acantilados. Este servicio, privatizado por la Xunta, concluyó ayer, de modo que ya se puede acceder libremente al arenal.

Parece ser que tampoco habrá quien controle (salvo visitas esporádicas de personal de Medio Ambiente) si alguien entra a cuevas y grutas.

Tras el accidente ocurrido en Semana Santa, en el que una turista vallisoletana perdió la vida al golpearle una piedra que se desprendió de una cueva, Xunta, Ministerio de Medio Ambiente y Concello consensuaron, a la vista de los informes técnicos, que se debía impedir la entrada a cuevas, grutas y a los característicos arcos, en tanto se valoraban qué medidas definitivas tomar. Pero salvo la colocación de carteles y alguna valla, no llegó a aplicarse porque ni Xunta, ni Ministerio ni Concello se pusieron de acuerdo sobre a quién correspondía vigilar. Todas las administraciones eludieron la responsabilidad argumentando que no era competencia suya. Así las cosas, las medidas de seguridad definitivas siguen pendientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El acceso a la playa de As Catedrais, libre y sin vigilancia desde hoy