Abren tres gasolineras en los últimos meses solo en la zona de A Mariña

En Ribadeo inaugurarán una en breve y tramitan ya una cuarta en Barreiros


ribadeo / la voz

Expertos y analistas coinciden en que el futuro es el coche eléctrico (España necesita que para 2020 circulen alrededor de 300.000 vehículos eléctricos y haya instaladas unas 11.000 electrogasolineras rápidas y semirrápidas para cumplir con los objetivos de reducción de las emisiones de dióxido de carbono requeridas por la Unión Europea), pero de momento la realidad discurre por una senda muy diferente. La apuesta por los coches híbridos, el aumento del precio del gasoil, los impuestos... nada afecta a un sector, el de las gasolineras, que no deja de crecer. También en A Mariña.

En los últimos meses se han abierto en la comarca dos estaciones de servicio, en el polígono industrial de A Espiñeira y en Alfoz, y en cuestión de semanas lo hará otra más, en el polígono de Ribadeo. Además, se han iniciado los trámites para construir otra gasolinera en A Cruz do Lobo, la que será la tercera de Barreiros con apenas kilómetro y medio de distancia entre ellas.

Un parque móvil español de unos 24 millones de vehículos y el consumo anual de en torno a 28 millones de toneladas de carburantes justifican que los empresarios sigan apostando por el sector de las gasolineras, realizando importantes inversiones.

En agosto de 2016, Garlafoz S.L. inauguraba la segunda estación de servicio en el concello de Foz: La Ola. En mayo de 2017 abría la gasolinera de Os Irmandiños, en A Devesa. El pasado mes de octubre era la cadena Ortegal Oil quien abría una nueva estación de servicio en Barreiros, en el polígono industrial de A Espiñeira. La última en entrar en la lista ha sido la de Alfoz, junto a la carretera Ferreira-Mondoñedo. Abrió en marzo, con área de lavado automático y un supermercado Claudio.

La próxima será la construida en el polígono industrial de Ribadeo por Gasóleos Abelleira, titular de la estación de servicio del casco urbano El Jardín, que suministra combustible Repsol.

A ellas se sumará otra en Barreiros, en un punto estratégico como es A Cruz do Lobo, en las inmediaciones del acceso a la autovía. Disa Península es quien promueve el proyecto. Ya ha iniciado los trámites y solicitado permiso a Augas de Galicia por desarrollarse las obras en zona de policía.

Gasóleos Abelleira invirtió en torno a dos millones de euros

Además de una compleja tramitación, una gasolinera requiere de una cuantiosa inversión. La próxima en abrir será la de Gasóleos Abelleira, en el polígono de Ribadeo, tras invertir casi dos millones de euros. Ocupa 2.200 metros cuadrados e incluirá gasocentro, el reparto de gasóleo a domicilio que ahora hacen desde la gasolinera El Jardín, que seguirá abierta. Pendiente de un último permiso, esperan abrir este mes o bien el próximo octubre.

La autovía del Cantábrico impulsa que se promuevan nuevos proyectos

Nada tiene de casual que las próximas gasolineras que se van a abrir en A Mariña estén en las inmediaciones de la autovía del Cantábrico: A Cruz do Lobo y el polígono industrial de Ribadeo, esta última, la de Gasóleos Abelleira, con desvío directo desde la A-8. Así, se da el caso de que en Ribadeo y su entorno inmediato habrá en cuestión de semanas hasta cinco gasolineras: las de Valcarce, Eroski y El Jardín en el casco urbano (las tres en un radio de medio kilómetro); la de Solras en Figueras, al cruzar el puente de los Santos hacia Asturias, y la futura en el polígono.

En Ribadeo hay otras dos gasolineras, una en la recta de A Devesa y otra en la sede de Os Irmandiños, también en A Devesa, junto al dcesvío hacia la playa de As Catedrais. La autovía confirma así su carácter de motor económico, con siete estaciones de servicio para un municipio de 10.000 habitantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Abren tres gasolineras en los últimos meses solo en la zona de A Mariña