El final de la costera dispara la venta de bonito, y la de merluza se recupera

Los pescaderos critican la alarma social que se creó hace un mes con el anisakis

s.o.
viveiro / la voz

«Véndese moito bonito». «A xente vén preguntando moito polo bonito». «Onte e hoxe veu moita xente para comprar bonito». Son las frases más repetidas al preguntar a pescaderos y pescaderas de A Mariña sobre la demanda de un pescado que desde medianoche ya no puede capturar la flota española.

Acaba la costera más breve de la historia, y, en la plaza de abastos de Viveiro, Manoli Pérez (Pescadería Manuela) comenta: «Comezou a veda do bonito, pero os barcos venderán ata luns ou martes, polo que queda xa pouco para ofrecer e a xente quere compralo». En la misma plaza, el éxito del bonito lo respalda Ramona Ramil, de Peixes Monxa: «Teño moitos encargos de bonito». El kilo en Burela y Foz se vende entre 7 y 8,5 euros, dependiendo del local, pero coinciden en que turistas y mariñanos lo quieren.

«Se os prezos suben, a xente medirase un pouquiño pero de momento está aproveitando para comprar moito, porque saben que vai habendo menos», dice Silvia Soto, de O Almacén do Peixe, en Burela. Burelesa también es Pescadería Pastoriza, desde la que Ana María García coincide en las elevadas ventas. Claudio García, responsable de la Pescadería Coyotes de Foz, pone el contrapunto a las pescaderías tradicionales de Viveiro y Burela: «Foi un ano regular na venta do bonito, pero vender véndese. Aínda así eu noto que hai menos demanda que outros veráns».

Si hay un aspecto en común en el que todos ponen el acento, es en la denuncia de la «mala fama», dicen, que se le dio hace un mes a la merluza. Pasada la tormenta mediática, las ventas se han recuperado. Por kilo, los precios varían entre 5 y 8 euros, asequibles para consumir pescado fresco. «A xente pregunta moito polo tema do anisakis, pero compran igual», apunta Silvia Soto. «Fíxoselle moi mala propaganda pero hai que explicar que ao cociñar a merluza ou despois de conxelala, non hai ningún perigo», corrobora Ana María García. Explicación que también da Ramona Ramil. «Antes de vendela eu límpoa moi ben. Despois, ao cociñala non hai problema. Tamén hai xente que a leva e a conxela uns días», reitera. «Agora a merluza xa se vende mellor, a xente confía máis», concluye Manoli Pérez, frente a ella.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El final de la costera dispara la venta de bonito, y la de merluza se recupera