La plantilla no acaba de creerse el fin de Cerámica de Sargadelos

«Teño asumido o peche e que perderei os cartos que investín», afirmó el consejero


CERVO / LA VOZ

La asamblea de trabajadores de Sargadelos se saldó ayer con el anuncio de 49 despidos, casi la mitad de la plantilla. Por parte de la empresa, el consejero delegado Segismundo García tomó la palabra antes de abrir el turno de preguntas. Admitió estar «disposto a ir áo cárcere», a la vez que arremetía contra inspectores, contra la Autoridad laboral y los sindicatos, a quienes les recordó que si denuncian a Sargadelos por las 262 normas o preceptos que incumple, «o máis seguro é que a empresa se peche». La plantilla parecía no acabar de creer el cierre de una empresa que en los últimos dos años ha anunciado incrementos de ventas.

El consejero confesó que «está farto (..) Estou xa vello e teño arritmias no corazón. Levo sufrido aquí un cacho (..) Nada lle teño que recriminar á maioría de vostedes (a los presentes en la asamblea), aínda que son consciente de que moitos respaldan e respaldaron a Rogelia (expresidenta del comité) e a sindicalistas coma ela (..) Pero eu non fun quen puxo a empresa en perigo, pero estou disposto a pechar a empresa antes de que me dicte aquí as normas doña Rogelia Mariña (..) Collín a empresa quebrada, pero non foi só culpa dos directivos, que tamén, porque transixiron con todo e permitírono todo, e cando eu estiven aquí hai uns 6 anos intentei pór un pouco de orde e non había maneira». En el turno de preguntas, una de las empleadas se interesó por saber si los despidos afectarían a las dos plantas: «O problema está en Sargadelos. No Castro non temos problema e seguiremos fabricando se podemos. Alí, por agora, non vai haber cambios porque funciona como unha patena», le respondió García. Otra trabajadora puntualizó que no todos los trabajadores tienen vinculaciones sindicales. Él dejó clara su postura: «Teño asumido o peche e que perderei o diñeiro que investín aquí, que investín con ilusión».

La expresidenta del comité negó las acusaciones contra los sindicatos

La expresidenta del comité de empresa, Rogelia Mariña, fue el blanco de buena parte de las acusaciones del consejero delegado de Sargadelos. Mariña le recordó a García que ella no demandó a Sargadelos y que «quen bota á xente non son eu, é vostede». A las preguntas sobre la posibilidad de frenar los despidos y sobre el posible cierre de la fábrica, el consejero puntualizó: «Salvo que os sindicatos ou a lexislación laboral do país cambien». Al finalizar la asamblea, algunos de los trabajadores presentes le manifestaron su apoyo a la expresidenta, que ayer declinó realizar valoraciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Tags
Comentarios

La plantilla no acaba de creerse el fin de Cerámica de Sargadelos