El único vecino de un recóndito lugar de Ourol organiza fiestas para revivir el rural

A Lagoa, en O Rego da Ponte, acogerá mañana una malla tradicional con verbena y comida


ourol / la voz

La visión triste: «No Rego da Ponte eramos corenta veciños e quedamos cinco, e eu son o único que vive na Lagoa. No rural vai todo acabado». La visión alegre: en Ourol existe una aldea recóndita llamada A Lagoa en la que el único vecino que queda organiza cada mes de junio el San Xoán y cada mes de agosto una malla tradicional a la que acude mucho público. «Cada vez hai menos xente e máis maior. A maioría ten máis de 80 e de 90 anos. Nova non hai nada, e métome un pouco para axudar a facer a festa, a facer algo polo rural, que senón vai todo a pique», explica José Francisco Fernández Fernández, «Paco da Lagoa», quien mañana será el impulsor de la segunda Festa da Malla de A Lagoa, organizada por la asociación Aturuxo, con Pacolo de Tuille, y el apoyo del Concello de Ourol. «Meu pai era maquinista, andivo toda a vida cunha máquina de mallar e eu botei trigo ata hai catro anos, pero co conto do xabalí tiven que deixalo», comenta el hombre, que tiene 55 años y destaca que el sábado tendrá a punto y engrasado «o motor, a desgranadora e a limpeira» que usaba su padre. El trigo procede de A Senra, en Cervo. «Trouxemos uns 10 ou 12 ferrados. Calculo que teremos trigo para mallar dúas horas», avanzó. La cita comenzará sobre las 11 de la mañana, y a mediodía habrá comida en una carpa y sesión vermú con el dúo Caramelo, que también actuará en la verbena.

Por la tarde, «Luis, o panadeiro de Galdo» enseñará a amasar pan. «Cocerano nun forno meu e á noite teremos pan fresco», avanzó Paco da Lagoa, que señaló que el programa de la fiestra incluirá una actividad para mostrar el proceso del cuero, y que quiso destacar la ayuda que brinda el Concello ourolense. También a la hora de preparar el San Xoán do Rego da Ponte, en el que colabora un matrimonio amigo, Fermín y Mercedes.

• Malla tradicional. Empezará sobre las 11.00 horas y se prevé que dure alrededor de horas.

• Comida y obradoiro de pan. Habrá un puesto para comer, y por la tarde, Luis, «o panadeiro de Galdo», enseñará a amasar y cocer pan tradicional.

• Música. Habrá sesión vermú y de noche, verbena con el dúo Caramelo.

«Gústme isto, coido moito a maquinaria de 80 ou 90 anos que teño e gústame que a xente vexa como eran e como se facían as cousas antigamente», Paco da Lagoa, impulsor de la Festa da Malla de A Lagoa, en Bravos (Ourol)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El único vecino de un recóndito lugar de Ourol organiza fiestas para revivir el rural